El poema personal de Mabiland en ‘DEM’

Diseño de portada por @lagorart

El R&B los últimos años nos ha dejado con artistas muy memorables. Un género que ha pasado un tanto desapercibido, pero que en su haber tiene una fuerza catártica impresionante. En cuanto a nuestras tierras colombianas, hace un par de años vivimos el florecer de Mabiland. Una artista abanderada de este género y que como pocos, halló allí una identidad única. Su música creció entre las calles paisas, cultivando junto a la escena rap su voz para regalarnos el maravilloso ‘1995’ (2018). Un trabajo que nos cuenta un poco más acerca de ella, todo un homenaje a la vida, a su vida. El año pasado fue un espacio para explorar sus sonido, lanzando a lo largo de los meses diversos sencillos. Preparando, así, el terreno para su próximo álbum ‘Niños Rotos’, al cual se suma su más reciente sencillo ‘DEM’.

***

Fotografía por @ortizarenas

Muy pocas veces presenciamos la anticipación de un álbum con un corte tan simbólico como es ‘DEM’. Lo cual es de admirar, pues este tema cristaliza el sentir de Mabiland por medio del spoken word ejecutado con una sinceridad que resuena profundamente. La melancolía se toma el sentimiento de esta canción, de la mano de una guitarra que complementa esta atmósfera y unos coros de fondo, que crean la sensación de rito.

De esa forma, a través de las letras se le rezan a los santos para alejarse de sus demonios, con una claridad de que uno de ellos es si misma. Todo un reconocimiento que nos deja con sus penas, dejándonos saber que quise llorar, no quise estar, quise elevarme, solo quise tratar de darte algo bonito, que nadie pudiera quitarme. Pues te di tanto que no puedo creer que no te bastó lo que yo un día te di. Una forma de hacer frente a sus sentimientos y el quiebre que han provocado en su individualidad.

Fotografía por @ortizarenas

De esa manera, Mabiland nos deja frente un corte con una iluminación extraña pero que despliega una parte de ella misma. Un ejercicio que se siente catártico, para regresar sobre sus heridas y convertirlas en un poema personal. Que tiene un ambiente R&B, pero que nos lleva más allá, a sacralizar su historia y reconocer sus demonios. Y de esa forma, ponernos frente a lo rotos que estamos en la vida y vernos como una parte fundamental de nuestra propia fragmentación.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

MAAS para descubrir...