#ConversacionesMAAS: Música Independiente y Política Pública: Una radiografía de su aplicación en la escena nacional y su futuro

Hace un par de meses desde MAAS nos estuvimos preguntando la influencia de la política pública en el desarrollo de la música independiente local. Principalmente, por la agitación social de hace unos meses. Este dialogo se dio alrededor de un contexto bogotano, un tanto centralista. Pero a partir de ese primer ejercicio tuvimos una primera impresión de lo que acontece con toda esta relación. Por ese motivo quisimos extender nuestra preocupación a nivel nacional. Razón por la cual reunimos diferentes agentes, ubicados en varias ciudades del país para comprender si las problemáticas son una constante o habían otras diferentes.

Bajo esta perspectiva reunimos a: Yeison Gómez de Eco Music Sound y Disonarte en la ciudad de Ibagué; Juliana Gómez manager y booker de la ciudad de Medellín; Johnny Leyton manager y booker de la ciudad de Cali; Isabella Suárez cabeza del medio El Boquisabroso de Cali; y Domenico di Marco socio y curador del venue Municipal Música Viva de la ciudad de Bucaramanga. Con el fin por comprender un poco más la realidad política en el sector musical, en especial, sobre el espectro alternativo que tanto nos mueve. Pues no es mentira que cada día crecen las expresiones independientes en nuestro país.

***
¿Cuál es el estado de la política pública en el sector cultural y musical nacional?
Johnny Leyton (Cali)
Entiendo la política pública como aquellas leyes que deberían cobijarnos a todos para tener acceso a las diferentes formas de hacer cultura. Un ejemplo particular es la ley de espectáculos, en el caso del sector musical. Pero realmente en los últimos tiempos se han enfocado a estímulos locales, regionales o nacionales, con un eje en la economía naranja que tiene un fin puramente mercantilista y poco social.

Una sensación persistente en el sector musical, a nivel nacional, es que como política publica parecieran existir solo las convocatorias para estímulos. Una idea constante en diferentes niveles como lo es lo local, lo regional y lo nacional. Al igual que como veíamos en la entrega pasada, los estímulos son una posibilidad más inmediata para el desarrollo de proyectos independientes. Pero a pesar de ello, esto no crea una base estable en el crecimiento de toda la escena independiente y alternativa musical a nivel nacional. Pues aquellos recursos se agotan en la producción, grabación, giras, entre otros, es decir en el presente y no en un plan a largo plazo.

Domenico di Marco (Bucaramanga)
La importancia de la cultura es que es el tejido con el cual nos relacionamos todos los seres humanos en un territorio. Trabajar con ella se trata de establecer relaciones a partir de esa idea para determinar nuestra realidad. Algo que no han entendido los gobiernos y que en medio de un país tan violento, la cultura es un vehículo de transformación social.

Sin embargo, existen espacios que se han gestado con el pasar de los años gracias a recursos públicos y aún, más importante, se establecen como política. Algunos de estos ejemplos son El Festival Altavoz (Medellín), El Festival de la Tigra (Piedecuesta), el Festival Ibagué Ciudad Rock (Ibagué) o Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez (Cali). Y es que gracias a la búsqueda de esos recursos públicos, se han podido establecer espacios que a día de hoy son el hogar de expresiones alternativas musicales. Claramente, tras un actuar y un diálogo persistente, pero con una presencia más estable.

Yeison Gómez (Ibague)
El Festival Ibagué Ciudad Rock fue un festival que se hacía de forma autogestionada, nunca tenían presupuesto. Pero hace un par de años un concejal logró consolidarlo como política pública, garantizando que una parte de los fondos pro-cultura vayan siempre a su realización. Son buenas las convocatorias, pero deben mejorar las condiciones.

En ese orden ideas, los años a nivel nacional nos han mostrado que solo hay dos posibilidades para la expresiones alternativas. La búsqueda de convocatorias o la insistencia para la creación de festivales. Ambos provechosos, pero que son apenas un impulso la gran cantidad de agentes detrás de la música independiente del país. Pues como veremos más adelantes, todos estos esfuerzos se enfocan solo en la creación y dejan de lado muchos más agentes.

***
¿La autogestión como única salida?
Juliana Gómez (Medellín)
En mi experiencia, nunca he enfocado el desarrollo de los proyectos en los que trabajo a través de las política públicas. Son importantes y se utilizan, pero no siento que sean primordiales para mi desarrollo como agente cultural.

Muchas veces pareciera que el poder acceder a los recursos públicos desde la música alternativa es un privilegio de conocimiento. Por este motivo, se toma el camino de la autogestión. Aquella búsqueda casi mítica de recursos a través de los esfuerzos individuales puede resultar bien. Pero en la mayoría de los casos solo hace más insostenible el quehacer musical. No solo para los creadores, sino para todos aquellos que intervienen en la larga cadena de valor que hay tras la música.

Yeison Gómez (Ibague)
La sociedad civil de artistas y cultores no estamos tan organizados a nivel nacional como para exigir unas políticas públicas que puedan mejorar las condiciones a medianos o a largo plazo. Por eso nos quedamos con la soluciones inmediatas. Realmente no hay una columna vertebral, porque los gobernantes están desconectados de la realidad cultural.

La auto-sostenibilidad es una gran posibilidad, acá no lo estamos negando. Pero en líneas generales, esta vía nos ha dejado con casos de éxito que no nos permiten comprender el cómo replicarlos. Por otra parte, es necesario observar que la infraestructura del desarrollo musical a nivel nacional es frágil. La pandemia es una muestra de ello. Por lo que frente a esta realidad hace falta la creación de una comunidad, pues, cada vez es más urgente comprender las problemáticas de artistas, gestores, promotores, medios y cualquiera que entre en esta dinámica musical, como un conjunto de cuestiones que nos envuelven a todos y no solo casos aislados. Nuevamente, no solo a nivel local, sino a nivel regional y nacional.

Domenico di Marco (Bucaramanga)
En nuestro caso, el Festival de la Tigra es un proyecto autogestionado, hecho con las uñas, que parte de su financiación viene de los fondos de conservación del Ministerio de Cultura. Eso nos ha permitido crear contenido gratuito y de calidad para un pueblo donde no podríamos vender mucho. Por eso es importante seguir accediendo a las políticas públicas, a pesar de sus problemas y que no permitan la independencia.

Bajo esta perspectiva es necesario pensar que desde una política pública solida se establezcan los puentes entre regiones, ciudades, municipios y pueblos, que permitan la creación de una red de actores culturales. Un primer paso para que cada uno de estos espacios, como los son festivales o convocatorias, no sean procesos aislados e inmediatos. Sino, conexiones de políticas locales, regionales y nacionales donde haya una retroalimentación de las necesidades de la música independiente y alternativa.

***
La democratización al acceso de la política pública
Isabella Suárez (Cali)
La política pública son proyectos o actividades que el estado diseña para gestionarlos desde los gobiernos, y, así, satisfacer las necesidades de la gente. Esto se construye desde muchos sectores, entidades, instituciones, entre otros. Si bien hay uno que las usan más o menos, eso depende del conocimiento e información que se tenga.

A principios de este año, el gobierno anunció que en 2021 el Ministerio de Cultura tendría el presupuesto más alto de la historia. La pregunta es ¿realmente qué ha pasado con estos recursos a nivel nacional? En la página del Ministerio de Cultura, se describe esta inversión de la siguiente forma:

  • Con una inversión de más de 66 mil millones de pesos, Mompox se convertirá en la capital del turismo cultural de la Costa Caribe.
  • El país cuenta con 73 Áreas de Desarrollo Naranja (ADN) delimitadas. Adicionalmente, 702 empresas han recibido exención de renta por siete años.
  • Empresas como Amazon, Netflix, MTv Networks y Apple TV se han beneficiado de los incentivos fiscales que promueve el Gobierno para impulsar el sector audiovisual del país. Estas inversiones han generado 3.689 empleos.

La realidad es que muchas veces la música dentro de estos procesos pasa a un segundo plano. En especial, si no son expresiones que responden únicamente a nuestro folclor. Y aquí hay que hacer un gran parentesis, no se está diciendo que lo problemático sean nuestras tradiciones. Sino la forma en que se venden afuera como productos que alimentan la idea exótica que se tiene de nuestro país. En últimas, que, se ofrecen en un mercado y pareciera este el fin último de política como la Economía Naranja, la mercantilización de la cultura.

Domenico Di Marco (Bucaramanga)
Nosotros veníamos de un parche en donde funcionábamos desde la autogestión y era muy chévere. Pero al final la gente tiene que comer y a la larga los convocatorias ayudan en ese crecimiento de los proyectos. Hay que ejercer presión política social en pro del arte.

Pero es claro que dentro del país en que vivimos debería garantizarse la sostenibilidad de cualquier tipo de expresión, más allá de un fin comercial. Allí entra una de las problemáticas fundamentales en cuanto política publica, pues los canales de información de acceso a convocatorias, estímulos, becas son insuficientes. Muchos de los actores de la música independientes nacional no saben cómo aplicar y aquellos pocos que sí, es por su persistencia y experiencia en el medio. En últimas hacen falta espacios de pedagogía, de manera constante, para que sea más efectiva la política cultural en el sector de la música independiente.

Isabella Suárez (Cali)
He participado en varias convocatorias y siento que no basta solo con leer, hacer el trabajo y el proyecto. Hay cosas que uno no conoce aún y hace falta desarrollar esa pedagogía. Al final es democratizar el acceso a la información.
***
El futuro de la política pública y la música independiente
Juliana Gómez (Medellín)
Está charla ha sido un espacio más educacional. He optado por convocatorias, en especial en pandemia. Pero si me amplia mucho el espectro de posibilidades con las políticas. Todos estos temas son difíciles desde la independencia. Pero se podrían lograr muchas cosas uniéndonos como escena independiente del país.

La política publica está un tanto desprestigiada en la música independiente alternativa y sería injusto no darle esta percepción a la falta de empatía gubernamental sobre la diversidad musical que abunda en el país. Pero también hay que reconocer que a nivel nacional se han establecido espacios para el desarrollo de la expresiones alternativas, que a día a día de hoy son tradicionales. Como los diversos festivales que se han venido mencionando. En últimas, cuando se han enfocado los esfuerzos para el uso de esos recursos, cosas valiosas han pasado.

Yeison Gómez (Ibagué)
Todos tenemos un mismo fin y también unas mismas condiciones de país. A nivel regional las problemáticas suelen ser semejantes. Por eso hay que ejercer presión desde lo político por la cultura desde la actividad y la organización.

Sin embargo, la conclusión es que hace falta unión y comunidad. Pareciera que solo a través de una agremiación que comprenda las problemáticas de todo el sector en diferentes niveles, local, regional y nacional, y el acercamiento a otras ya establecidas como AIMCO, se pueden llevar a nuevas instancias todo lo que acontece con la música independiente del país. Además, del desarrollo de redes comunicativas más solidarias entre los diferentes agentes del sector musical, cultural e inclusivo aquellos que son ajenos a todo este espectro social, pero pueden realizar cambios sustanciales desde su conocimiento.

Johnny Leyton (Cali)
Es necesario plantear iniciativas, establecer una comunicación más constante. Todos tenemos que asumir una persona política y generar una mayor consciencia. Es necesario traer otros agentes que son ajenos a estas discusiones, pero son influyentes en todo este tema. Hay que2 encontrar esos representantes de la cultura que conozcan de otros aspectos.
***

A manera conclusiva, quisimos abrir este espacio para hablar un poco de lo que ha pasado en los últimos años a nivel local con las políticas públicas culturales y comprender más este fenómeno. Si bien la música independiente se ha auto-gestionado todo este tiempo, en estos momentos es necesario plantear un cambio sustancial y darle visibilidad a estas preocupaciones. Quisiera darle un cierre a esta segunda entrega llamando nuevamente a la unidad de los colectivos, artistas, promotores y todos los agentes detrás de la música. Principalmente, porque solo en la comunidad que se ha construido es posible plantear las respuestas de cara al gobierno para que nuestra escena florezca cada vez más.

***
Si desea seguir conversando o tiene ideas para discutir sobre la política pública en las industrias culturales, puede contactarnos al correo: agenciamaas@gmail.com o vía DM en IG @maaslaplataforma
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp