Las Mijas nos presentan un canto de la tierra con ‘Se va, Se va’

Hay siempre un encanto envolvente en la música proveniente de las inmensas cordilleras de los Andes. En especial, cuando hablamos de nuestro país y la manera en que la idiosincracia colombiana se ve representada a través de estos dulces sonidos. Así conocimos a Las Mijas: La Muchacha y a Briela Ojeda. Dos hijas de la tierra que con el pulso de sus guitarras nos han presentado una cotidianidad atravesada por dos miradas diferentes.

Por un lado, una crudeza para hablar de la realidad colombiana sin pelos en la lengua. Por otro lado, un lente místico para ver la vida con un tono onírico. Así, este par de mijas se han juntado para traernos ‘Se va, Se va’. Una canción llena de luz, para hacer un homenaje a la gente de nuestras tierras y sus vivencias.

Foto por @tilo_tranquilo

Ay por qué se va, sumercé, se va, y me deja solita en la mañana que es cuando me gusta darle besitos. Con un ritmo andino, marcado por dos guitarras acústicas y la voz de este par de cantautoras, una pequeña historia de amor se hila entre estas líneas. Todo un estilo lleno de inocencia y honestidad. En donde, el chocolate y las empanadas de queso se vuelven un motivo que conecta esa relación dentro de la narrativa.

Mientras tanto, las velas para cuidar al muerto se encienden como un capricho para no despedirse. Mientras, el viento de lo rural nos pega suavemente en esta efusiva canción. Un corte con un carácter de entremés que nos habla del paso del tiempo a través de una cotidianidad que desde la urbe nunca lograríamos entender.

Briela Ojeda / La Muchacha

De esa manera, Las Mijas nos presentan un formato con un espíritu popular y en el que resuenan las provincias andinas de nuestro país. Una forma de dar vida a una canción que homenajea las músicas hechas por nuestras frías tierras, para así sentir el cálido abrazo de una historia libre de una modernidad asfixiante, caótica y agobiante.

Arte de portada por @psylosabin

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

MAAS para descubrir...