Los símbolos de La Teoría de las Cuerdas en ‘Un Juego de Espejos’

La Teoría de las Cuerdas es la propuesta en solitario de Juan Simón Ramírez, miembro de agrupaciones como Amantina o Antílope. Sin embargo, en esta otra faceta surge su eclecticismo como un elemento fundamental a la hora de componer. Por otra parte, vale la pena resaltar que, aquella teoría física que da nombre a su proyecto tiene una reflexión profunda sobre lo que no podemos ver pero esta ahí. Una manera de comprender el mundo a través de lo mínimo y lo vibrante, que nos sumerge en un sonido experimental. Bajo esta idea hemos conocido tres sencillos, ‘Luciérnagas’, ‘El Reloj de Arena’ y ‘1922’, los cuales son la apertura a este micro cosmos sonoro. Su más reciente lanzamiento lleva por nombre ‘Un Juego de Espejos’.

(Te podría interesa Antílope I – Antílope)

En esta nueva canción, el protagonismo se lo llevan los reflejos. Toda una puesta en escena en la que nos vemos a nosotros mismos. Una guitarra enigmática se hila con la voz, para entrometernos en medio de ensoñaciones, donde nada es real. Pronto, el movimiento aparece gracias al bajo que llena de bruma toda la canción, haciéndonos sentir la misma incertidumbre del canto. Los símbolos giran de un lado a otro. Allí es donde están los reflejos, en la correspondencia individual con aquellas imágenes como las nubes que viajan lento o los ojos que bifurcan el río. Para finalmente dejarnos hundir en todo un mapa de ideas difusas en medio del miedo por el desvanecimiento del día a día.

De esa forma, La Teoría de las Cuerdas nos presenta una canción críptica, llena de elementos vagos, que a pesar de ello, nos permiten dibujar un miedo por lo irreal. Además, el sonido experimental en donde la voz se va, acrecienta esta atmósfera para dejarnos con un corte memorable. Una forma de enfrentar nuestros terrores y reflexionar en torno a todo lo que nos rodea.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

MAAS para descubrir...