25 x MAAS 2020

Si hay un ejercicio difícil es el de seleccionar lo mejor que se ha hecho a nivel musical en un año. Por un lado implica el descarte de muchos trabajos, por otro, conlleva una cuidada selección de otros. Sin embargo, al final uno queda con el sinsabor de que quizás hubieran podido estar más proyectos, con mucha calidad en su sonido.

El siguiente conteo es un trabajo de varia semanas, en las cuales se pasó por un proceso de selección y discusión desde la redacción de MAAS para traerles lo que a nuestro criterio han sido los mejores trabajos musicales del año. Esto incluye no solo álbumes, sino también EP’s. Adicionalmente, tratando de destacar propuestas que no cuentan con una difusión masiva.

En lo personal, este año atravesado por la pandemia ha sido muy rico para la proliferación musical a nivel nacional. Sin embargo, la invitación es que cuando nuestros tiempos mejores, volvamos a los toques, conciertos, acústicos, etc, con mucho más entusiasmo que antes. Porque allí es donde se vive la verdadera vitalidad de la música emergente.

Jaime Cortés | @jaimehcf

* * *
25. Florero – siempre perdida

siempre perdida nos ubica en un lugar muy íntimo con este trabajo en el que crea una atmósfera guitarrera alrededor de la desilusión amorosa y el amor propio. Pero por momentos con cierta crudeza y siempre conservando ese sonido minimalista. Este EP nos conecta con una frecuencia sobre la pesadez por habitar momentos con personajes ambiguos y los efectos secundarios de un compañerx que no nos corresponde. Un eclipse de oscuridad y fuerza dentro de la fragilidad, expuesta en esta propuesta sonora emergente. 

Por: Estefanía Triviño | @estefaniatrivinoo

24. El año de la rata – Bañista lunar

La banda bumanguesa hace su debut con un trabajo producido de forma independiente entre las calamidades de la pandemia, el cual explora sonidos agresivos del hardcore, el post-rock y los matices ambientales de shoegaze. Todo lo anterior, junto a un mensaje que plasma sentimientos desde el diario vivir hasta experiencias bizarras. Este álbum recibe su nombre ya que según el calendario chino, 1996 (año en el cual nacieron los integrantes) es conocido como el año de la rata. Además construye una analogía de la vida de una rata enfocada en un ciclo monótono por satisfacer sus necesidades, con las condiciones cotidianas actuales que se han hecho más notables en el 2020, que curiosamente también es el año de la rata. Un trabajo que evoca la expresividad y hace una primera presentación de Bañista lunar.

Por: Sebastián Gómez | @sebastian.gomezacevedo.7

23. Espuma – Duplat

El sonido de Duplat está marcado por dos instrumentos clave, el piano y el saxofón, los cuales están atravesados por texturas lo-fi que terminan de articular toda su atmósfera. El año pasado conocimos ‘Sobrevivir’, un trabajo que da muestras de este sonido cercano al bedroom pop, género que se hizo famoso hace unos años. Sin embargo, es en ‘Espuma’ que consolida mucho más su concepto como artista, a nivel sonoro como visual. Quizás no hay mucha novedad entre trabajo y trabajo, pero si se siente mucha más claridad por parte de Duplat. Este álbum nos traza una historia amorosa, con diferentes matices que van desde el encanto por el enamoramiento, el valor que en sí mismo surge gracias al contacto con el otro, hasta la decepción y la necesidad de desapego. En todo este tránsito finalmente se reconoce esa individualidad que es Duplat, pues es él quien nos cuenta aquella historia.

Por: Jaime Cortés | @jaimehcf

22. Ghetto Kumbé – Ghetto Kumbé

Dentro de la música electrónica colombiana es común escuchar los sonidos tradicionales como un elemento que da vida a sus texturas sintéticas. Ghetto Kumbé fue uno de esos actos que consolidó esta relación a lo largo de los últimos años, sin embargo, no fue hasta este año que nos entregaron un larga duración. Este trabajo consolida el esfuerzo de muchos años y nos entrega un álbum en el que resuenan las voces tribales, las percusiones ancestrales y toda una atmósfera antiquísima. Para dejar un precedente musical de cómo se deben tratar estas fuentes para encender cualquier fiesta.

Por: Jaime Cortés | @jaimehcf

21. Acto de fuga (Live) – Santiago Navas

Santiago Navas expone toda su fuerza musical y artística en ‘Acto de fuga‘, una propuesta multimodal que extiende el universo sonoro de ‘Punto de fuga’, su predecesor. En ambos trabajos, Navas explora lo colombiano en múltiples niveles, y en este caso, el musical: instrumentos como la marimba y ritmos, a los cuales se combinan los loops, los sampleos y los sintetizadores, y resultan en un producto de sonido impecable. Este disco es la grabación en vivo del performance que Navas realizó junto al semillero Fuera de Fase, que agregó artes visuales y corporalidad al proyecto y convirtiéndolo en una iniciativa amplia y orgánica.

Por: José Vitola | @josevitola_

20. Cosas guardadas – EV

Hay momentos emocionantes que suceden como oyente y es cuando nos encontramos con una artista con una propuesta sugestiva y de mucho potencial. Un ejemplo es Evelyn Delgado, o más conocida como Ev, quien lanzó en el mes de marzo ‘Cosas Guardadas’, su primer EP debut en su carrera musical. Aunque es una artista muy joven, EV ha demostrado que lo suyo es el arte de hacer canciones, la creación de melodías complejas y emocionantes y la escritura de letras inteligentes e íntimas que hacen de su bedroom pop una apuesta inquietante por la renovación de las formas de la música. En total son 6 canciones y poco más de 16 minutos de duración los cuales son suficientes para mostrar un nivel enorme. Es un material en el que se demuestra que su sonido está para grandes cosas y que en la creatividad se ha encontrado para la construcción de una identidad propia.

Por: Camila Corredor | @mariacamilacorredor

19. Cledón – Lucille Dupin

Este EP empieza con un hit sobre el gaslighting y los lobos disfrazados de ovejas de parte de un/unx compañerx desinteresadx: ‘Escapistas’. Así parte ‘Cledón’, el cual es sin duda un disco feminista marcado por el pulso del ukelele, en el que se presentan canciones en español e inglés. En este trabajo hay una dualidad entre la plenitud del amor y las diversas emociones que vienen de la mano, pero a la vez el miedo de echar a perder las cosas buenas que uno tiene en momentos de oscuridad por parte de Lucille Dupin.

Por: Estefanía Triviño | @estefaniatrivinoo

18. Los placeres de una mente perdida – Hipsum

La banda paisa llegó en febrero con un álbum lleno de sensaciones y emociones mezcladas. Es un trabajo muy enfocado en tonalidades agudas y escenarios que se generan a raíz de las guitarras y las atmósferas que generan las canciones. Este álbum se puede sentir a muchos niveles, por momentos da la sensación de que se puede estar parchado en Medellín en un día cálido, o también en un día lleno de reflexión. ‘Los placeres de una mente perdida’ es una ventana a lo que se está gestando en el país, a pesar de que se crea que géneros como estos suelen ser experimentados por muchas bandas y que estas puedan llegar a sonar “a lo mismo”, esta banda ha sabido crear y construir su identidad. Seguramente el tiempo nos dirá que habrá Hipsum para rato.

Por: David Fontalvo | @fontalvo.daviddd

17. Berejú – Agrupación Changó

Si hay un trabajo en los últimos años que nos devuelve a las raíces y los sonidos más ancestrales del pacífico, es sin duda ‘Berejú’ de Agrupación Changó. A pulso de marimba de chonta y voces un tanto tribales, este trabajo nos lleva por toda una atmósfera que nos cuenta una historia, no solo a través de sus letras, sino también por su sonido. Una narrativa de generaciones de comunidades afro que revive gracias a la reivindicación de sus sonidos más propios, esos que crean la identidad más tradicional del pacífico. Por otro lado, es un gesto de resistencia al olvido de todas estas tradiciones y a su vez un intento, muy valioso, por acercar a las nuevas generaciones a todas estas raíces sonoras.

Por: Jaime Cortés | @jaimehcf

16. Verraco – Grial

Verraco nos presenta un trabajo transgresor que explora una narrativa auditiva, a través de sonidos de ambiente que guían al oyente en un viaje por un pluriverso de ficción sónica. Esta se conforma por la cotidianidad latinoamericana, a la cual se integran las costumbres y sabiduría de los pueblos originarios dentro de una sociedad enmarcada en el afán tecnológico. Este trabajo fue lanzado a través de Insurgentes, su propio sello, el cual se ha ganado un espacio dentro de la escena electrónica nacional en los últimos años: es un álbum creado con la intención principal de la  contemplación – como dice el artista paisa. ‘Grial’ expone un ejercicio de exploración social futurista que hace crítica al barrido sistemático de los saberes y costumbres ancestrales por la colonización mecanicista.

Por: Sebastián Gómez | @sebastian.gomezacevedo.7

15. Indiana Jones – El arkeólogo

La luces del barrio desde la ventana, el asfalto caliente a medio día, las esquinas malmiradas de la ciudad, el sol en Islas del Rosario, todo eso retrata El Arkeólogo en ‘Indiana Jones’. El productor oriundo de Medellín incursiona con su primer beatape en solitario después de participar en la producción de discos como ‘Servicios Ambulatorioz’ (2017) de Alcolyrikoz o ‘El Sinsonte (2019) de emcee Ari. ‘Indiana Joneses una producción fiel al boombap, a lo clásico, rematando con un imperdible rapeo de Gambeta en ‘Buenos Días Vietnam’, que termina de recalcar el sonido al que ha sido fiel desde siempre Juan Carlos Fonnegra a.k.a. Gambeta a.k.a. El Arkeólogo a.k.a. uno de los raperos más importantes del país.

Por: David Gómez | @r_cigarro

14. Reflexión – Las Áñez

Las gemelas Juanita y Valentina Áñez configuran un duo que a través de sus voces son capaces de marcar el pulso de cada canción en ‘Reflexión’. Un trabajo que combina sonidos electrónicos y sonidos del folclor colombiano: el pasillo, el bambuco, el son jarocho, el joropo, entre otros. Sin embargo, a diferencia de otros álbumes, la síntesis electrónica está al servicio de los sonidos populares nacionales, lo cual acerca más este trabajo a la raíces locales. Por otro lado, su título nos da un pista de a dónde nos lleva este trabajo, pues cada canción es un espacio de reflexión de diversas circunstancias, unas más introspectivas, otras más sociales. Pero al final tan necesarias en medio de una realidad social nacional que ha desenmascarado toda su hostilidad.

Por: Jaime Cortés | @jaimehcf

13. Euphanasia – Buhodermia

Camilo Figaro (Buhodermia) es el artista detrás de ‘Euphanasia’, quien para muchos es el artífice de productos musicales que se han ganado un lugar importante en la escena del rap colombiano. Y este último no iba a ser la excepción después de tanta espera. El álbum tiene un concepto que no da lugar a dudas sobre un gran trabajo, con una muy buena producción y lleno de texturas lo-fi. Su contenido lírico es variado pero se denota un tema que se repite a lo largo del álbum y es la sensación de estar en una constante y dolorosa decepción amorosa. También plantea escenarios típicos y propios del contexto paisa y colombiano, de manera jocosa y original. A pesar de que algunos beats puedan parecer repetitivos y algunas canciones algo cortas, siempre se mantiene una atmósfera de expectativa y referencias al cacique de la junta.

Por: David Fontalvo | @fontalvo.daviddd

12. Mamarrón, Vol I – Los cotopla boyz

Si la rebeldía tuviera un sonido particular, seguramente sería la cumbia y la de Los Cotopla Boyz seguramente sería un estandarte. La agrupación bogotana presentó este año ‘Mamarrón Vol. 1,’ uno de los trabajos más emocionantes del 2020. Este trabajo cuenta con una virtuosa combinación de champeta, cumbia y sonidos electrónicos junto a una bizarra propuesta visual que narra desde una fallida historia de amor hasta un malviaje con galletas de marihuana. Habría más que añadir pero nos quitaría tiempo para bailar al son de estos power rangers farreros.

Por: David Gómez | @r_cigarro

11. A través del miedo – Quemarlo todo por error

La juventud y la energía que conocimos en las anteriores entregas de Q.T.P.E se mantienen frescas en ‘A través del miedo’, su nuevo larga duración que lanzaron este 2020. Sin embargo, esta juventud llega a nosotros a través de un sonido mucho más maduro. Por un lado, la mezcla y la instrumentalización son mucho más limpias, las decisiones musicales son más audaces tanto dentro como fuera del género (como lo es el track de trap: ‘Los juegos del sistema’). Por otro, la banda demuestra estar ahora en un nivel distinto como intérpretes y músicos. Así, con A través del miedo nace un nuevo referente para el math rock colombiano.

Por: José Vitola | @josevitola_

10. Salvadora – Montañera

Con una dulce voz Montañera llega al viaje que es este disco gracias a un sitar. Luego con una base de ritmo de trip hop nos transporta por lugares más oscuros, pero que logra iluminar con su voz de alguna forma. En este trabajo ella logra llevarnos a un punto de elevación casi espiritual, con beats down tempo y con una riqueza instrumental gigante, envuelve su alrededor de un velo delicado de música ambient. Además de hablarnos sobre alejarse del camino para volver a reencontrarse a través de todo su tránsito sonoro. Una forma de construir a partir de diversas texturas pero que dan cuenta de una inmensa calidez sonora.

Por: Estefanía Triviño | @estefaniatrivinoo y Jaime Cortés | @jaimehcf

9. Esmeraldas – Crudo Means Raw

Después de ‘Todos Tiene Que Comer’ (2016), Crudo Means Raw dejó la vara muy alta para su segundo álbum, y en ‘Esmeraldas’, decide retratar su trabajo como un viaje. Gracias a cambios que son palpables en las letras e instrumentales que se van tornando más introspectivas y líquidas mientras el disco avanza. Si bien casi todos los tracks son canciones publicadas anteriormente por el rapero paisa, ‘Esmeraldases un disco que se disfruta mucho más escuchándolo completo que solo un par de sencillos.

Por: David Gómez | @r_cigarro

8. Letanías del jardín – Margarita siempre viva

El boom de esta banda paisa ha sido muy sorprendente dentro de la escena, desde 2017 llevan haciendo música, pero desde aquel entonces ya habían cultivado una base de fans que se identifica con todo lo que es Margarita Siempre Viva. Por lo que el anuncio de su nuevo álbum había generado mucha expectativa gracias al recorrido que desde entonces habían trazado. En este nuevo trabajo hay una gran consolidación de su sonido, en líneas generales se siente mucho más maduro, pero a su vez tiene tintes experimentales que le dan mucha vida, sin dejar esa esencia originaria. Sus letras se mantienen sobre esa pregunta sobre cómo afrontar la realidad, desde las decepciones amorosas, el día a día, el agradecimiento a los amigos y hasta la misma incertidumbre que nos pone frente a una orilla de la realidad. Se siente aún esa desazón provocada por la depresión, pero afrontada con esperanza, pues detrás de la fachada está el jardín.

Por: Jaime Cortés | @jaimehcf

7. La fiesta de la transmigración – Julián Mayorga

‘La fiesta de trasmigración’ es un EP que, además de sonar, escucha cómo los muertos se van diciendo “chao”. Los protagonistas del disco armado son la guacharaca, la guitarra de nylon y las múltiples voces de Julián Mayorga, a quien cada vez le pesan menos la lengua y los dedos para llevar su música a lugares más y más experimentales. Esta entrega, de apenas 13 minutos, tiene la facultad de alargar el tiempo y hacer sentir el calor y el surrealismo del campo colombiano con ritmos de cumbia, melodías cromáticas y letras desvariadas como alaridas por espíritus, empujando los sonidos y ritmos latinos hasta sus recónditas fronteras.

Por: José Vitola | @josevitola_

6. acts of rebellion – Ela Minus

Ela Minus nos presenta un trabajo contundente y exploratorio que consolida un sonido característico de inicio a fin. Conformado por 10 canciones, este álbum se ha convertido en un referente para la escena electrónica nacional en esta nueva década. ‘acts of rebellion’ propone un paisaje sonoro constituido por el uso de sintetizadores análogos, la voz de Gabriela Jimeno y beats orgánicos. Un trabajo auto-producido por la artista, que la llevo a firmar con Domino, uno de los sellos ingleses independientes más importantes de los últimos 20 años. Este álbum evoca la libertad y la expresión a través de la música, dejando la vara muy alta y posicionando a Ela Minus como un proyecto que resuena en diferentes medios a nivel internacional. Lo anterior ha generado una gran expectativa en su devenir como artista, trascendiendo las fronteras de lo local.

Por: Estefanía Triviño | @estefaniatrivinoo y Sebastián Gómez | @sebastian.gomezacevedo.7

5. Galguerías – El Kalvo

Estilo chabacán, inconfundible es la mejor manera de definir a El Kalvo. Rapeos mordaces, letras cortantes y una métrica a la que no le importan los patrones del gremio son el sello personal del emcee bogotano. En ‘Galguerías’ se demuestra de manera contundente sus capacidades al momento de subirse al beat. Seis tracks donde El Kalvo hace un recorrido de sus habilidades como emcee, desde un impecable storytelling en temas como ‘Nancy’ o ‘Abducción’, hasta esos rapeos mordaces y llenos ironía en ‘Champú’, ‘Ampolla’ o ‘Balaca’. Pero sin olvidar sus habituales críticas al panorama nacional en ‘Polombia’. Un trabajo imperdible dentro del panorama del rap nacional.

Por: David Gómez | @r_cigarro

4. Canciones crudas – La muchacha

Isabel Ramírez es La Muchacha, un ser que vibra en sintonía del amor. En 2018 debutó con su primer álbum ‘Polen’ y este año sorprendió con ‘Canciones Crudas’, un álbum de sentidos cantos a los ríos y al territorio. Es lo que sucede cuando se agarra una guitarra y se tiene fe en su voz como único mecanismo de presencia. Este trabajo fue realizado de la mano de Sello In-Correcto. En este trabajo hay feminismo, hay trovas, hay música folclórica, pero sobre todo hay un grito de una artista rotunda. El disco está compuesto de ocho canciones. Se va en un abrir y cerrar de ojos pero no podemos seguir siendo las mismas y los mismos cuando termina este increíble trabajo musical.

Por: Camila Corredor | @mariacamilacorredor

3. Miss Colombia – Lido Pimienta

Como el oro, Lido Pimienta es una joya que ha estado intentando surgir a la superficie en su carrera de diez o más años. Pero así como eventualmente los mazamorreros encuentran el brillo en los ríos de Colombia, Lido Pimienta por fin logró salir a la superficie haciendo el disco de su vida. Cuando en el video de ‘Nada’ sale su cara del agua, hay un bautizo que la renueva y en este nuevo respirar, hace música con nuevas energías reivindicando a la música de las comunidades  negras y ancestrales de Colombia. Todo con la fuerza de una cantaora espiritual hablando desde una visión feminista del nuevo milenio, lo cual nos indica una vez más que no es ni virreina, ni primera princesa, es Miss Colombia. 

Por: Estefanía Triviño | @estefaniatrivinoo

2. Minyo Cumbiero (From Tokyo to Bogotá) – Frente Cumbiero

Como anunciado por trombones, con máscaras de onis y de marimondas, llega bailando el espectacular EP de Frente Cumbiero junto a la banda japonesa Minyo Crusaders. El disco, grabado en bloque y en dos frenéticos días, reúne la energía, la percusión y gran parte de la instrumentalización de la cumbia colombiana. Además, cuenta con letras en japonés y melodías propias del min’yo, el opekepe y demás subgéneros de la canción tradicional japonesa. El resultado es un sonido ecléctico y rebosante de energía que sorprende desde la primera nota, y un gran ejemplar del tropicanibalismo y la vanguardia sobre los ritmos tropicales.

Por: José Vitola | @josevitola_

1. PONG – Piel Camaleón

Piel Camaleón demostró con este trabajo que es posible hacer pop con una calidad inmensa y para nada envidiable frente al panorama internacional. Este trabajo nos transporta por canciones que a nivel sonoro suman una vibra funkera y coros femeninos, que hacen de cada canción un disfrute total. Por otro lado, si bien hay ideas cliché en torno a los temas de sus letras, en general esto pasa al olvido, porque tema por tema es el cuerpo el que siente la vibra bailable que nos regalan los Pielca. Los sintetizadores nos transportan a las ondas funky y disco de los 80’s, pero renovándolos para que cada sonido en medio de la producción este ajustado a la perfección. Un trabajo para nada inolvidable, con un concepto claro que trasciende lo musical y que desde lo visual consolida lo que es esta banda bogotana.

Por: Jaime Cortés | @jaimehcf

***

*** MAAS es posible gracias a los aportes por la compra de merch. Así apoyas nuestra comunidad de gestores, redactores y artistas. Visita maaslaplataforma.co/apoyanos para más información ***

– MAAS, Música Alternativa Autogestionada y Sostenible

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

MAAS para descubrir...