‘Aún’ de José Vitola

En una escena musical donde el talento abunda, las nuevas producciones nos encuentran en listas de Spotify y algún amigo nos habla de sus descubrimientos más recientes. José Vitola fue uno de los artistas que de manera grata llegó a nuestros oídos gracias a todas las confabulaciones del azar. Primero fue ‘Monte Real’, un sencillo apacible y dulce, a través del cual, conocimos su voz áspera y gruesa, y comprendimos que la melancolía aún golpea en la parte trasera de los recuerdos mientras reconstruimos escenas del pasado. Inconscientemente repetimos: vi cómo te esfumabas en la niebla, hoy cayó la noche y ya no te escuché

Hoy se publica su esperado álbum debut, titulado ‘Aún’. Como si se tratara de una caja donde guardamos fotografías, cartas, retazos de telas y recuerdos, esta colección de diez canciones va más allá de lo musical y nos sitúa en una posición donde Vitola narra historias por las que hemos pasado a lo largo de la vida. Su portada es la primera escena de una película que se va reconstruyendo con nuestras memorias. Una transición de momentos que conservamos sin importar cuánto tiempo nos pase por encima. 

‘Aún’ abre con la brillante ‘Nostos, o el hilo rojo que se tensa’, un viaje de regreso al pasado que poco a poco hace su transición entre la desesperanza y una nueva ilusión en el futuro. Cada uno de nosotros inicia un recorrido, frente al volante, mientras nos despedimos de todo lo que se nos fue quedando atrás. El golpeteo lento de la guitarra se siente como flashes que retratan saltos en charcos durante un día de lluvia. ‘Warum’ nos lleva aún más lejos. Comenzamos a avanzar cada vez más rápido por la carretera. Seguimos alejándonos del dolor, ya no somos parte del carbón o de la madera muerta. 

‘El Aluvión’ nos cae encima de manera torrencial. Es inevitable no empaparnos los ojos, mientras una avalancha de ecos lejanos nos cubren entre días soleados, momentos preciados y el resquebrajamiento del corazón. Viajamos a la nieve, encontramos resguardo en la ‘Cabaña Azul’ y nos encontramos desempolvando memorias: Lo que ayer se levantaba, caerá. Tus palabras se volvieron cristal y escombros. Y el ‘Camino de Sal’ cae sobre el corazón como un alud, constante dualidad, división. Las letras nos sitúan en varios momentos pasados, la música apunta con sutileza a representar paisajes donde el futuro puede traernos mucha más claridad. 

‘Océano’ deja ver la otra cara de la moneda y nos trae un sonido mucho más próximo al indie-rock en cuanto a su métrica. No deja de ser folk, como las canciones que acaban de pasar —no deja de recordarnos a Bon Iver o Karen Dalton—, pero ahora trae a la memoria el sonido de álbumes como ‘Total Live Forever’, ‘Strange Cacti’ o ‘Up From Below’. Es el mismo caso de ‘Piedraluna’. Canciones llenas de abatimiento, pero que en el fondo esconden una luz que terminamos por descubrir cuando entendemos que todo este álbum también ha sido la oportunidad de pensar y sanar heridas que nos quedaron abiertas. 

La producción cierra con Nomeolvides’, un título más que acertado para darle conclusión a nuestro viaje. Un corte que en las voces se acerca al pop, pero que en lo instrumental no deja de sonar como Bombay Bicycle Club o algunos elementos de Local Natives. Canciones para repetir, para soñar, para pensar y, sobre todo, para sentir como propias. Al final de este viaje cerramos la caja de recuerdos, no sin antes sentir que todos han regresado al corazón para un último recorrido hasta la siguiente ocasión. 

El trabajo de producción estuvo a cargo de Ángela Ibagón y Daniel Espitia, dos piezas clave en proyectos como day, honey, y Alternativos Podcast. Ambas figuras han dado a este trabajo un color que acrecienta ese matiz reflexivo y subjetivo que atraviesa todo lo que es ‘Aún’.

***

*** MAAS es posible gracias a los aportes por la compra de merch. Así apoyas nuestra comunidad de gestores, redactores y artistas. Visita maaslaplataforma.co/apoyanos para más información ***

– MAAS, Música Alternativa Autogestionada y Sostenible

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

MAAS para descubrir...