Circuito Electrónico Nacional. Productores colombianos en el exterior

La movida electrónica del país se concentra en ciudades grandes como Bogotá y Medellín. Sin embargo, algunas otras de mediana población como Manizales, Pereira, Cali, Barranquilla y Popayán han cultivado escenas emergentes cuya resonancia cada vez es mayor en el radar colombiano. Sí ampliamos aún más la lupa podemos identificar la participación de agentes de otro orden en el circuito nacional. Es fundamental saber que el crecimiento de las escenas locales también ha sido influenciado por aquellos artistas de la diáspora colombiana.

Zurich, Berlín, Barcelona y Miami han sido epicentros creativos y personales para cuatro artistas de música electrónica que mantienen contacto con Colombia. Estas figuras han enfocado interdisciplinariamente sus esfuerzos y perspectivas al activismo, la producción discográfica, gestión cultural y curaduría musical. Sobre ellos vamos a estarles hablando a continuación.

***
Luca Durán (Zurich – Akoya Circles, TraTraTrax)

Antes de iniciar el proyecto que lleva su nombre de pila, Luca Durán estuvo produciendo y mezclando música bajo el alias de Look Like. Aquel sonido se caracterizaba por sus pistas de house con acentuaciones ácidas y texturas livianas. Por otra parte, como selector destacaba por sus mezclas en discos de vinilo y la integración de géneros que se evidenciaba en sus sesiones. Su lanzamiento más destacado de esta etapa es ‘Garden of Eden’ y tiene la firma del distinguido sello holandés Clone Records.

Su primer disco como Luca Durán se titula ‘Circunvalar’. En este trabajo propone pistas de electro, aceleradas y sintéticas con un corte futurista, y el cual fue publicado en 2019 bajo el sello que él mismo dirige, Akoya Circles. La casa disquera de Durán es intrínseca a su evolución, y ha sido el bastión de alojo para sus pistas y las del productor de Basilea, Parco Palaz. El primer álbum del colombo-suizo será estrenado próximamente en Akoya Circles, para quien la libertad creativa del sello es algo valioso. Lo único que nos importa es la música de calidad que sea auténtica y que creemos que debe ser escuchada – afirmó.

Según el residente de Zurich, en la actualidad no hay mucha diferencia entre llevar a cabo un proyecto artístico en un país u otro. Durán señala que el lugar de actividad no representa una limitación, y es posible asumir una postura creativa o productiva. Hay un planteamiento del DJ que refiere y reinterpreta el fenómeno de la centralización en una escala global: El mercado de la música electrónica se basa sobre todo en Europa, lógicamente la demanda de artistas es mayor.

Las características geográficas del viejo continente facilitan las presentaciones musicales en varias ciudades, los países son pequeños, e igualmente, la densidad de clubes y eventos en el territorio es alta. Una de las consideraciones del curador de Akoya Circles, es que en los últimos años la música electrónica se ha transformado en una industria. Espero que el hecho de apoyar a los artistas y sellos locales, y de crear una comunidad y una escena sana, sea más actual – puntualizó.

Durán se mantiene conectado con su país de origen cuando visita amigos y familiares. Menciona que a través de la música ha consolidado muchos vínculos y descubierto nuevas regiones del país. De hecho, hoy/hace unos días Luca Durán publicó ‘Noche de Rosas’ en el sub-sello de Insurgentes, TraTraTrax.

***
Edna Martínez (Berlín – Radio Alhara, El Volcán, Latin Arab, Prende la Vela)

Berlín es un alto referente para la música electrónica y la cultura club del mundo, allí están ubicados templos como Berghain, Tresor y Watergate. Edna Martínez es una DJ y curadora musical del caribe colombiano que se ha establecido en la capital alemana para colaborar con estaciones de radio, sellos discográficos y proyectos internacionales: Strut Records de Inglaterra,  Other People de Nueva York, Radio Alhara de Palestina, Worldwide FM de Londres y Boxout.FM de India. 

A partir de su práctica artística, Martínez significa a los discos de vinilo con un carácter documental. En sus sesiones se pueden escuchar corrientes afrocaribeñas, bases de jazz, polirritmia tribal y folclore árabe. Ella ha cristalizado en Berlín un circuito de eventos que conecta a Latinoamérica, Medio Oriente y Europa. En dicho circuito están conceptos con nombre propio: LatinArab visibiliza puentes entre la región Caribe y países Árabes, El Volcán – El Orgullo de Berlín, se enfoca en la cultura de los “picos” o sistemas de sonido de la costa atlántica, y Prende la vela presenta música folclórica global. 

La curadora señala que en la escena musical es vital consolidar un circuito que le permita crecer a los artistas y gestores, y a su vez formar y mantener una audiencia de manera independiente a la circulación comercial.  Martínez añade que, en Europa, además de los programas ejecutados con fondos gubernamentales, existe una red compuesta por aficionados, coleccionistas, activistas, programadores, clubes, festivales y estaciones de radio que apoya el desarrollo de proyectos artísticos alternativos. En Colombia es muy importante poder contar con políticas que de manera constante fomenten espacios y proyectos, donde sea la música lo principal, permitiendo que se escuchen sonidos diferentes a lo que está ya siendo impulsado por las emisoras, algoritmos de Spotify y medios en general – afirma.

Para Edna la tradición cultural, las circunstancias sociales y los avances tecnológicos son factores determinantes para el ecosistema musical que hace parte de un país. Alemania cuenta con una sociedad industrializada y una cultura de clubes consolidada. Berlín, por ejemplo, es una ciudad que promueve el turismo de estos puntos de encuentro, baile y escucha donde los sistemas de sonido rinden culto a la música electrónica aumentando su experiencia. En Colombia, la retroalimentación y subsistencia de proyectos emergentes de música electrónica puede resultar quizás un poco más difícil. Sin embargo, creo que es una escena pujante y hay proyectos con un resonancia internacional que inciden positivamente en el ámbito colombiano.

Previamente a la pandemia, Edna viajaba a Colombia para nutrir sus relaciones personales y vivencias por medio de escenas musicales. En Europa estableció contacto con personas que mantienen conexión e interés por nuestro país. La actividad de la artista radicada en Berlín está directamente ligada con rutas autobiográficas, estoy en permanente indagación por sonidos, influencias, imágenes y la memoria también es una manera de mantenerse presente – apreció la selectora musical. 

***
Sano (Barcelona – Cómeme Records, Public Possession, Contento)

Sebastián Hoyos regresó a la calidez de Antioquia luego de su estadía en Barcelona desde el año 2012. Ha sido artífice de discos con influencias tropicales y folclóricas que han llevado la firma de instituciones de la talla de Cómeme Records y Public Possesion. La música de Sano es polisémica y trasciende lo rítmico; desde las líricas pachangeras de sus pistas, hasta El disco es cultura, una frase que identifica a su serie de publicaciones discográficas, Latino Body Music. 

Según Sano, en un país como España hay disponibilidad de recursos de todo tipo, económicos, técnicos, físicos y humanos. La accesibilidad hacia dichos recursos es mayor sin la presencia de dificultades entre las que pueden estar el narcotráfico, la corrupción, desigualdad y violencia. Asimismo, en esta nación se comprende a la cultura como un bien común cuyo sustento parte de inversiones gubernamentales y el respeto por las expresiones diversas. También cree que la inmigración es un elemento importante por la pluralidad en materia de culturas y aspiraciones detrás de este fenómeno – Esto crea un clima de colaboración muy especial, donde las ganas y la curiosidad por el otro generan nuevas posibilidades – dijo el productor.

La perspectiva de Sebastián es contraria a mi idea personal acerca de que hay más artistas de música electrónica establecidos en el exterior. Creo que hay de todo. Será un asunto de foco, o que tal vez la música electrónica usa y abusa de las redes sociales y los likes mas que otros géneros o colectivos musicales – argumentó Hoyos. Además, comenta que afuera hay un abanico amplio de propuestas colombianas: grupos folklóricos en Suiza, percusionistas afrodescendientes en Dubai, una movida hardcore-punk colombiano en París, bandas de tropi-rock-pop y cantantes estelares de reggaetón

Sebastián se sintió como un colombiano por primera vez durante su periplo en Europa. Al escuchar música de nuestro territorio, la nostalgia inundó en instantes sus vísceras y sentidos. A diferencia de cuando estaba en su tierra, la afinidad del productor antioqueño hacia algunos géneros nacionales cambió sustancialmente – escuchar un vallenato sonar en una fría esquina Europea en medio de un cruel invierno revuelve las tripas – apreció.

En los últimos años Sano solo se presentó dos veces en Colombia. Pero fue desde otra latitud, que, percibió el notable cambio que hubo en el circuito colombiano. Antes de partir la movida se estaba cultivando y no había tantos espacios, colectivos, eventos ni dinero en circulación.  Hoy me cuesta hacer un juicio. Cambié la discoteca por el gallinero y la pista de baile por un huerto. No me entero de lo que pasa en los clubes – precisó. Además, considera que estamos atravesando tiempos reflexivos y transformadores, en donde es primordial priorizar el bienestar colectivo que el éxito individual.

***
Bitter Babe (Miami – TraTraTrax, Eco, Latitudes)

Más de la mitad de los ciudadanos de Miami son de origen latino. En la capital del estado de Florida se ha constituido un circuito de música electrónica plural y propositivo con festivales como III Points y clubes como Space. Laura Solarte es una DJ, productora y gestora colombiana que pertenece a dicho circuito bajo el nombre artístico de Bitter Babe. En su espectro musical se perciben ritmos rotos y fogosos influenciados por el bass y el dembow.

Laura es integrante de Latitudes y Eco, ambas son plataformas editoriales de música electrónica latinoamericana y colombiana. La primera es un espacio conformado por 11 personas de distintos países que centraliza propuestas artísticas, además integra historias y artículos de opinión acerca de la actividad en el continente. Por otra parte, la segunda está coordinada por 7 mujeres de la escena nacional. En su sitio web hay contenidos sobre colectivos, problemáticas y autogestión en el ecosistema electrónico – Me ha ayudado a estar más conectada con lo que pasa en Colombia, y poder reconocer formas de ejecución de proyectos que sean solidarias y recojan a más personas – apreció Solarte refiriéndose a este último. 

Desde el criterio personal de Bitter Babe, la experiencia de desarrollar su proyecto en Miami ha sido satisfactoria. El circuito es relativamente pequeño, pero solidario con los artistas y abierto a la diversidad sonora. Igualmente, valora la oportunidad de conocer personas talentosas e inspiradoras que han influido en su proyecto.  Según ella, el apoyo es un factor determinante por el cual las personas deciden emigrar, así como la oportunidad de girar más y tener acceso a equipos y redes.

En nuestra movida hay algunas diferencias, más allá de que es próspera y hay un aumento en la creación de espacios. Solarte, además, señala que en el circuito colombiano hay una carencia de comunicación entre «parches» y el apoyo es reducido. Colombia tiene una escena grande pero sónicamente hablando,  le cuesta mucho salir de unos loops ya conocidos. Evidentemente no puedo generalizar, ya que también desde Colombia está saliendo mucha de mi música favorita en este momento – añadió Bitter Babe.

La artista debutó como productora  a finales de 2020 cuando publicó Fuego Clandestino, un disco de reggaetón futurista creado con Nick León y firmado en el previamente mencionado Tra Tra Trax. Laura proyecta que habrá más Bitter Babe en el subsello de Insurgentes. La iniciativa discográfica de sus amigos Nyksan, Verraco y Defuse, es un vector que conecta géneros y territorios esencialmente opuestos. Lo urbano con lo sintético, Latinoamérica con Europa, el submundo con el primer mundo.

***
Circuito electrónico embajador reconoce la propuesta artística y actividad de cada persona, tanto en sus ciudades actuales, como en Colombia. La autogestión surge como un elemento esencial debido a los contrastes y similitudes que pueden existir al desarrollar un proyecto musical en una latitud distante, pero también culturalmente y socialmente distinta.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

MAAS para descubrir...