La nueva ola de música tropical colombiana

Hablar de música tropical en Colombia es hablar de un fenómeno también cultural y con una larga tradición en el país. Con referentes míticos como Lucho Bermúdez o Los Corraleros de Majagual, el género ha contado con artistas que han puesto su nombre en la historia, lo que ha definido en gran medida las características de su particular sonido. Pero a su vez, la música tropical no ha sido estática, ya que se ha encontrado con propuestas que han redefinido por completo su sonido. Lo que nos hace preguntarnos: ¿qué entendemos como música tropical? A pesar de que quizás dicha categoría resulta un poco amplía para abarcar tantos y tan ricos sonidos. Al final hay un par de gestos que todos comparten y es que la música tropical invita a la farra, a lo popular y a su constante reinvención.  

Describir la música tropical como un género de antaño es un error sobre el que fácilmente se puede caer, pues a través de la reinvención y el encuentro con otros géneros ha sabido revitalizarse. Varios de estos ejemplos de cara a nuestros tiempos pueden verse en: Puerto Candelaria, Systema Solar o Bomba Estéreo. Propuestas que han encontrado en esta tradición su propia voz y han sabido nutrirlo de sonidos pop, por un lado, o electrónicos por otro lado. La pregunta entonces es: ¿cómo en tiempos de pandemia, la música tropical ha encontrado un lugar en nuevas propuestas que exploran su música y mantienen viva una tradición musical tan diversa?

Acá les traemos 10 propuestas que hay que tener en el radar en cuanto a la nueva ola tropical en Colombia. Además de un par de menciones especiales de artistas que ya llevan tiempo en el medio. Y que este año nos dieron un par de trabajos que hay que escuchar con atención.

Los Cotopla Boyz

Oriundos de la ciudad de Bogotá, Los Cotopla Boyz con toda su irreverencia se apropiaron de este sonido tropical para cantarle al malviaje con unas ganlletas. Esta agrupación comparte un par de integrantes con las Aguas Ardientes, pero la relación no se queda ahí. Pues la mamadera de gallo sobre cualquier situación es clave en su sonido, en el cual predomina la champeta y la cumbia. De allí nació ‘Mamarron, Vol I’. Un álbum que invita a cualquiera a levantarse de su silla, dejándose embriagar de la tragedia política o las confusas charlas en Whatsapp para celebrar, para bailar, para farrear al compás de estos Power Rangers capitalinos que vuelven todo una fiesta.

La Muchacha

La voz de Ísabel Ramírez nace de lo más profundo de la tierra colombiana: potente y denunciadora. Allá donde muchos callan, ella alza su voz para sacar los trapitos al sol a este gobierno. O cantarle a lo cotidiano que es ser artista o simplemente ciudadano por estos lares del mundo. ‘Canciones Crudas’ es su más reciente larga duración, un trabajo a pulso de guitarra y voz que cristaliza lo que es su sonido: lo popular. Sumando a su recorrido por este 2020 varias colaboraciones, entre las que destacan ‘Juntura’ con Santiago Navas o ‘Nómada’ con La Banda del Bisonte.

Los Yoryis

La fiesta no para en esta selección y es que Los Yoryis, agrupación también capitalina han aprovechado este año para lanzar varios sencillos entre los que se encuentran: ‘Ciénaga’, ‘Nu Raspa’, ‘Me duele tu partida’, ‘Liarla parda’ y lo más reciente: ‘Sonido Yoryi’. Un día llegó a sus manos un álbum de Afrosound y el resto es historia. Aterrizaron en ‘Glastonbury’ para hacer mover a todo el mundo al ritmo de cumbia y punteos de guitarra que solo suman sabrosura. Este año habría sido su debut en el Festival Estéreo Picnic, pero la pandemia detuvo esta parada sin detener sus ganas de hacer música.

Agrupación Changó   

El 2020 ha sido un año clave para esta agrupación proveniente del pacifico, pues ‘Berejú’ su más reciente trabajo es la primera muestra de Discos Pacífico. Un espacio que nace para rescatar los sonidos ancestrales y tradicionales de toda esta región, con la predominancia de las comunidades negras. Para un artículo en el blog de El Enemigo, Sara Sofía destaca sobre este álbum qué: “Hablar de músicas del pacífico, es hablar de muchas, muchísimas cosas, que tocar[las] superficialmente puede ser hasta irresponsable”. De manera que la invitación es a dejarse embriagar por el sonido de la marimba de chonta y la tradición del pacífico, a través de ‘Berejú’ antes que ponernos a hablar de ello.

Atrato

¿Quién dijo que la música tropical no podía llevar distorsión? Pareciera que esta es la pregunta que se hizo Atrato. Un dúo que combina los ritmos tradicionales y les suma la potencia de un bajo distorsionado y baterías más estridentes, para dar vida a un sonido que de a pocos tiene más solidez. En sus sencillos más recientes ‘A6ÛIRR€’ o ‘P€RDÏD4‘ hay un coqueteo con sonidos sintéticos, lo cual logra darle mucha más atmósfera a su música. Como se describen así mismos, con ustedes puro Caribe y distorsión.

La Sonora Mazurén

Parranda lisérgica bogotana, así describe su sonido La Sonora Mazurén. Una agrupación que antes destacaba por los pogos, pues crecieron entre punk y metal. Pero que ahora destaca más por el baile entre sonidos psicodélicos que atraviesan su más reciente trabajo: ‘Maratónico Sandungon Vol.1’. Un álbum que cuenta con temas grabados en vivo en uno de los míticos lugares de Chapinero de lo últimos años para la cumbia capitalina: Latino Power. Además de regalarnos un sonido rico en lo tradicional, pero sin perder el horizonte por ponernos a bailar en cada uno de sus temas.

Cerrero

En los últimos años hemos visto cómo a través de la electrónica ha habido una reivindicación por la música tropical. Un encuentro que nos regaló a Mitú hace un par de años y que ahora nos presenta a Cerrero. La Llorona Records fue un sello preocupado por esta reivindicación, una de sus cabezas fue el productor Diego Gómez. Que luego de un tiempo decidió lanzar este proyecto que de a pocos se ha hecho un espacio en la nueva tropicalidad. Un sonido que combina texturas electrónicas y homenajes a maestros como Toño García.

Inés Granja

El nombre de esta maestra no es nuevo para aquellos conocedores de música tropical colombiana. A sus 70 años nos presenta su trabajo ‘Remembranzas’, que como subtítulo lleva: la voz de la marimba. Y es que al igual que la Agrupación Changó, Inés nos devuelve a las raíces del pacífico, a ese sonido de currulao tan particular en aquellas zonas del país. Su recorrido es largo y de un extenso trabajo, no solo musical, sino cultural. Lastimosamente y a su vez afortunadamente, su último trabajo es el único disponible en plataformas. Prepárense para encontrarse con una voz encantadora y que nos lleva a través de lo popular del pacífico colombiano.

La Perla

Capitalinas de cuna, pero amantes de los sonidos del caribe, así nació esta agrupación de mujeres que a través de su propuesta reviven el lenguaje de los tambores y las voces de las gaitas. Desde 2014 vienen abriéndose un espacio entre la música tropical bogotana, pero solo hasta el 2017 presentaron su primer EP. Este año nos regalaron ‘Baja Frecuencia x La Perla’, una colaboración que combina los ritmos tropicales con el hip hop, pero sin dejar de lado la efervescencia del baile y el canto por lo colombiano.

Magual

El lo-fi ha llegado a las tierras colombianas y a las sonoridades tropicales. El sonido de este rapero nacional construye una serie de beats en los que resuena la música tropical, pero con toda una atmósfera casera sobre la que se lanza a rapear. ‘Dos de azúcar’ es su EP debut, en el cual Magual nos presenta este particular sonido, que tiene ese aire de farra. Hecho desde su casa pero que suena con toda la profesionalidad. Los dejamos con la propuesta más reciente de todo este listado.

Menciones especiales

Con un recorrido mucho más largo y un posicionamiento en la industria muchos más evidente. Queremos hacer un par de menciones especiales a artistas, en especial a aquellos trabajos que han lanzado y han nutrido la música tropical durante este 2020:

  • Frente Cumbiero este año nos regaló dos trabajos muy particulares; ‘Minyo Cumbiero (From Tokyo to Bogotá)’, un encuentro entre la música tropical de occidente y los sonidos orientales de la mano de Minyo Crusaders; y ‘Cera perdida’, su más reciente larga duración que cuenta con tintes de experimentación musical y nos recuerda por qué son una de las agrupaciones más importantes de nuestra música tropical.

  • Los fantasmas son un motivo que atraviesa los dos últimos trabajos de Julián Mayorga: ‘Cuando tengo fiebre veo la cabeza de un leopardo magnífico’ y ‘La fiesta de la Transmigración’. Un sonido que combina lo tropical, para llevarnos por las sendas de una farra experimental por y para inmigrantes.

  • Mitú nunca falla y es que este dúo de electrónica nos regaló este 2020 ‘Santa Elena’ y ‘Acinoidar x Utim’. Trabajos que demuestran la madurez en la síntesis electrónica, junto a la combinación de raíces sonoras que llevan años explorando.

  • Ghetto Kumbé nos dejo este 2020 su primer larga duración. Su trabajo homónimo es la muestra de años de trabajo alrededor de los sonidos ancestrales y la digitalización de los golpes de tambores.

***

*** MAAS es posible gracias a los aportes por la compra de merch. Así apoyas nuestra comunidad de gestores, redactores y artistas. Visita maaslaplataforma.co/apoyanos para más información ***

– MAAS, Música Alternativa Autogestionada y Sostenible

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

MAAS para descubrir...