La sostenibilidad de los sellos colombianos en tiempos de pandemia (Parte II)

Hace un par de meses les trajimos: La sostenibilidad de los sellos electrónicos colombianos en tiempos de pandemia (Parte I). Regresamos con la segunda y última parte de este recorrido por varios sellos independientes. Los cuales mantienen viva la escena electrónica local a través de un viaje sonoro que invita a dejarnos atrapar por medio de su música. Además cabe recordar que a partir de sus experiencias es posible adquirir herramientas para tiempos tan caóticos como los que nos rodean.

Ediciones Éter

Atmósferas comunes, minerías sónicas y sonoridades globales: Ediciones Éter, más allá de ser un simple sello, se ha dispuesto como un verdadero laboratorio interdisciplinar de sonido al servicio de su comunidad. La exploración de Éter en torno al arte de la escucha se erige como un modelo en el que la música pasa a ser un diálogo plural.

¿De qué manera se ha visto afectado el sello con la pandemia?

Como la gran mayoría de sellos activos, Ediciones Éter está acostumbrado a habitar la red y moverse en muchos de los medios virtuales que ahora son el espacio obligado/común. Así que en ese sentido las dinámicas digitales no nos han implicado grandes cambios. Nos ha afectado en que la inminente crisis económica, que ha golpeado a casi todo el mundo, recorta aún más la capacidad adquisitiva de lxs oyentes y del público. Por otro lado, está la saturación de contenidos e información presente en todos los medios y escenas. Nos ha generado una necesidad por detenernos a escuchar, observar y considerar detenidamente las publicaciones y lanzamientos, y los momentos oportunos para hacerlos.

¿Con qué tipo de acciones están contrarrestando esta crisis?

Por un lado nos ha interesado crear colectividad. Así que desde hace unos meses nos vinculamos a una iniciativa en la que veinte sellos nacionales nos unimos para aprovechar la movida de Bandcamp. Y así lanzar durante todo ese día un código de descuento aplicable para todos los lanzamientos de cada uno de los sellos o colectivos. También, para este día de descuentos en Bandcamp, como sello hemos renunciado a nuestro porcentaje de ganancia, para que las compras entren directamente a lxs artistas del catálogo.

Y pues también nos interesa, aunque suene irónico, el ‘no hacer nada’, o al menos no sobredimensionar o sobrestimar el hacer incesante. Para así suscitar procesos de producción, colaboración y publicación más conscientes y minuciosos, en sus capas tanto sonoras y artísticas, como espirituales y políticas.

En este nuevo contexto, ¿puede un sello ser sostenible en Colombia?

Sí puede serlo, pero es aún más complejo. Requiere de más paciencia y aguante; de una construcción y comunicación acertada de la identidad sónica del sello, de sus búsquedas conceptuales, estéticas y políticas; y de una precisión y destreza para saber jugar las dinámicas de las redes, el mercado, los contactos, la industria. Es en definitiva una misión bien tesa, que para Ediciones es un reto cada día, también porque somos conscientes de que publicamos y difundimos creaciones sonoras que podríamos llamar de nicho, bastante salidas de parámetros comerciales (incluso parámetros ‘musicales’).

Además de movidas como la de Bandcamp, ¿de qué otra forma la industria y la escena los puede apoyar?

Es cada vez más necesaria la construcción de red y colectividad regional. De una escena local y nacional que no subestime el valor y la potencia que tienen las creaciones latinoamericanas. Una en la que lxs selectorxs y DJ’s escuchen, apoyen y difundan la música que sale de sus territorios más allá de estándares eurocentristas. Que lxs productorxs crean en la posibilidad de catapultarse mutuamente con sellos y plataformas nacionales o regionales. Y en la que, en general, todxs lxs oyentes y creadorxs del país apoyen las plataformas, colectivos, festivales y demás espacios –físicos y virtuales– que se gestan con las uñas, pero con una identidad y convicción real por escuchar y sonar ‘lo de acá’.

Northallsen Records

Hace algunos años decidió dejar atrás su carrera como bióloga y docente para convertir su techno en todo un producto de exportación. Fundado por Aleja Sánchez en 2016, Northallsen Records representa la identidad encarnada de esta DJ y productora bogotana. Una que transita entre la biodiversidad que ofrece la música y el mundo natural.

¿De qué manera se ha visto afectado el sello con la pandemia?

Para responder estas preguntas primero me gustaría mencionar algunos aspectos que considero importantes y aclarar mi perspectiva. Hablar de sellos discográficos implica tener claro que cada disquera trabaja dependiendo en gran medida de los objetivos de su fundador. Por otra parte, creo que el contexto y entorno en donde se cimenta una disquera ejercen claramente una influencia muy fuerte en el caso de la distribución como: de formatos físicos (vinilo, cassette, CD) y en toda la dinámica económica debido, fundamentalmente, al cambio de divisas.

En el caso concreto de Northallsen, desde su nacimiento, el objetivo principal no ha sido la generación de ingresos. Sin embargo, con la pandemia el sello se convirtió evidentemente en el único ingreso relacionado con mi trabajo a falta de actuaciones. Esto ha hecho que aún cuando el objetivo principal del sello no es vender, se hayan incorporado algunas estrategias sencillas para estimular las ventas.

Otro aspecto afectado debido a la pandemia ha sido la programación de lanzamientos. Northallsen se esfuerza por hacer de cada lanzamiento algo significativo aun cuando sea un lanzamiento en formato digital, lo cual implica costos, tiempo y trabajo. Lo cual ha hecho que los lanzamientos se realicen de una forma mucho más lenta por el esfuerzo económico que implica el proceso. Debido a ello, Northallsen ha decidido cancelar todos los lanzamientos digitales programados para 2020 con el fin de concentrar nuestros esfuerzos, tanto financieros como creativos, en empujar nuestro próximo vinilo.

¿Con qué tipo de acciones están contrarrestando esta crisis?

Como lo mencionaba antes, se han incorporado algunas estrategias para estimular las ventas. Principalmente a través de Bandcamp, debido al beneficio que ha dado esta plataforma a los artistas. Se han realizado varias campañas de descuentos y oportunidad para tener nuestros lanzamientos físicos al adquirir nuestro catálogo digital completo. Por otra parte, el sello ha encontrado apoyo en la plataforma eslovena Formaviva. La cual ofrece algunos beneficios interesantes, que considero se verán reflejados en la medida en que la comunidad que sigue la web crezca.

Otra acción que se ha realizado desde hace algún tiempo, pero que ahora más que nunca resulta significativa, es la de buscar el apoyo de los artistas. No solo de quienes han sido parte del sello, sino de otras personas con altísima trayectoria y calidad humana. Lo cual ha permitido la planificación de proyectos de mayor alcance y proyección para el sello. A los cuales no deseo renunciar aún cuando el panorama resulte complejo e incierto.  

En este nuevo contexto, ¿puede un sello ser sostenible en Colombia?

Como la mayoría de cosas en Colombia, construir y mantener una disquera de alto nivel en un género que no está de moda es muy difícil. Con alto nivel me refiero a credibilidad, aceptación y presencia constante dentro del circuito internacional. Creo que no solo interviene el contexto económico que envuelve al país en comparación con las dinámicas económicas de Europa, Asia y Norteamérica. Sino que además intervienen factores como el tiempo. 

Desde mi perspectiva, decir si un sello es sostenible o no, dependerá en gran medida del objetivo con el cual sea creada la plataforma y de lo que se espere obtener a través de ella. En el caso de Northallsen, mi objetivo es mantener la etiqueta. Claramente esta situación está haciendo que los artistas y las disqueras aterricemos en cuanto a objetivos. Desde hace varios años he sentido que los objetivos reales y fundamentales de este movimiento estaban diluidos cada día más. Tal vez nos estemos enfrentando a un proceso de purga de muchos valores y actitudes negativas que nada tienen que ver con la música.

Además de movidas como la de Bandcamp, ¿de qué otra forma la industria y la escena los puede apoyar?

Hablar de industria es hablar de grandes maquinarias que tanto a nivel nacional como internacional, en mi concepto, no han hecho absolutamente nada. Prefiero la palabra «comunidad» para referirme a quienes nos apoyan.  En este momento, sellos y artistas independientes dependemos de esa comunidad, dependemos de la gente. En este momento coyuntural, el mayor apoyo que pueden brindarnos es rechazar la piratería, el mayor apoyo es comprar legal. Compren en los días en que tenemos descuentos habilitados, escriban a las disqueras si quieren adquirir más de tres piezas de un catálogo, comparen precios en distintas tiendas digitales, compren vinilos cuando les sea posible.

Pildoras Tapes

Pildoras Tapes es el sello manejado por GAËL e Invalid User, quienes han optado por darle vida propia a un mecanismo sonoro que refleja la ira, indignación y desesperación de un país reacio al cambio y habituado a la opresión. A través de casetes plagados de wave, post-punk o EBM. Pildoras Tapes le ha dado voz a los sonidos de un continente afligido que se revuelca en su propia revolución fantasma.

¿De qué manera se ha visto afectado el sello con la pandemia?

Píldoras Tapes, de alguna forma, no se ha visto directamente afectado. Desde el mes de enero teníamos el cronograma de lanzamientos que queríamos hacer durante los próximos seis meses del 2020. Igualmente, como sello discográfico, nuestra forma de llegar al público es por medio de las redes sociales y de nuestro Bandcamp. Medios por donde vendemos nuestra música en formato digital y cassetes, al igual que por donde movemos la merch que sacamos. El movimiento de los lanzamientos ha sido el adecuado, a tal punto que lanzamos las cajas de Bloque Sur (un VA compuesto en ocho partes que reunió a 32 artistas latinos) y quedó en sold out a la semana de lanzarlas.

¿Con qué tipo de acciones está contrarrestando esta crisis?

Personalmente pensamos que esta crisis que se está viendo por la pandemia es un respiro a tanta saturación. La cual se venía presentando con la «escena» de Bogotá, que es la ciudad de donde somos. Podríamos decir que habían un montón de fiestas. Pero todas sin alma, dándole prioridad a los artistas internacionales por encima de los locales. Todo este tiempo, los verdaderos artistas que hacen música, que se preocupan por crear un sonido, han tenido más cabida y han sabido salir a flote. Para dejar de verlo como un negocio en el que se busca ser el que más fiestas haga o más artistas traiga.

En este nuevo contexto, ¿puede un sello ser sostenible en Colombia?

Pensamos que el tener un sello discográfico en Sudamérica es algo complejo. Si quieres, por ejemplo, sacar tu música en físico, tienes que adaptarte a los precios del mercado europeo que se maneja con el euro. Y pues es obvio que para nosotros como sudakas es una moneda demasiado costosa. Pensamos que la cuestión es más de amor y querer emprender tu proyecto con un sonido original.

Además de movidas como la de Bandcamp, ¿de qué otra forma la industria y la escena los puede apoyar?

Es importante apoyar a los sellos con cosas como el merch. Pues si no quieres comprar música en Bandcamp, también pondría como ejemplo nuestro caso: sacamos cassetes que tenemos a la venta para el público de Colombia. Entonces si te gusta coleccionar música en este formato, podrías apoyar el sello de esa forma.

Río Negro Records

Río Negro Records no solo se instauró a raíz de la pandemia, también logró montar su propia tienda de discos. Esta nueva aventura del DJ y productor Franck D. evoca aromas de trópico envueltos en capas profundas de house, microhouse y minimal. Vientos de nostalgia que retornan al punto de partida donde no hay más solución que el baile mismo.

¿De qué manera se ha visto afectado el sello con la pandemia?

Es raro, porque de hecho fue la pandemia la que me impulsó a sacar el sello. Nuestro primer release fue la primera semana de abril de este año, plena cuarentena. Y lo vi como una oportunidad de proponer mi visión como artista y también como plataforma de apoyo a otros artistas nacionales e internacionales.

¿Con qué tipo de acciones está contrarrestando esta crisis?

Como otra forma de afrontar la crisis tuvimos la idea de llevar a cabo el sueño de tener nuestra propia tienda de discos. Sueño que ya está a punto de lograrse, y será homónima al sello: Rio Negro Record Store. Por ahora será digital, pero tenemos un catálogo selecto de house, minimal y techno.

En este nuevo contexto, ¿puede un sello ser sostenible en Colombia?

El sello puede ser sostenible si tiene un público que valore la propuesta y también apoye comprando la música y el merch. Sin esto es imposible subsistir, porque el tener un sello acarrea costos que muchas veces no se recuperan. También es cierto que el internet está inundado de música y es difícil vender dentro de un mar de productos que muchas veces son mediocres.

Además de movidas como la de Bandcamp, ¿de qué otra forma la industria y la escena los puede apoyar?

Creo que el tema acá es que nadie está creando un contenido lo suficientemente interesante y abierto para que haya un consumo masivo online de eventos, streamings, etc. También queda al descubierto que la escena todavía está muy joven y acá a los músicos y artistas partícipes los dejaron a un lado. Los clubes tuvieron que haberse puesto la tarea de ayudar y promover este tipo de contenido. Pero se vio por encima que muchos están solo por el negocio y no por el apoyo o la creación de cultura. Me parece triste, pero pues era una realidad que ignorábamos mientras todo estaba «bien». Creería que la escena debería primero considerarse una y consolidarse en otros espacios que no sean exclusivamente la noche. Sin esto, no hay dónde ni cómo sacar apoyo más allá de lo que cada uno como artista/colectivo pueda lograr.

Rubber Mind Recordings

Sin lugar a dudas, Rubber Mind representa una de las propuestas más honestas y avanzadas del paisaje electrónico colombiano en tiempos recientes. A la par de sus eventos puntillosos de arte experimental, este colectivo nómada presentó a finales de mayo su primer compilado prensado en vinilo, ‘Ecstasy & Transmutations’.

¿De qué manera se ha visto afectado el sello con la pandemia?

Principalmente ha afectado los envíos internacionales. En este momento tenemos algunos discos pendientes a lugares como Hong Kong, Seúl, Berlín, Moscú, entre otros. Los cuales no hemos podido enviar debido a las restricciones por la pandemia y al alto costo al solo ser posible la modalidad express. Por otra parte, Rubber Mind se caracteriza por sus eventos y ceremonias ritual en Bogotá. El panorama es muy incierto y esperamos que la situación mejore pronto para retomar los planes que tenemos en mente.

¿Con qué tipo de acciones están contrarrestando esta crisis?

Afortunadamente hemos construido colectivamente una comunidad activa que apoya nuestras obras. El primer vinilo tuvo una gran acogida –agradecemos a todxs– y logró estar sold out en un mes. Esto nos llena de energía y motivación para continuar creando. Además de esto, hemos recibido un alto pedido de merch y material editorial. El siguiente vinilo ya está en proceso y contará nuevamente con la participación de artistas nacionales como Filmmaker e internacionales como QUAL, miembro de Lebanon Hannover.

En este nuevo contexto, ¿puede un sello ser sostenible en Colombia?

Nunca ha sido fácil mantener proyectos independientes y de autogestión relacionados con el arte en Colombia debido a la falta de apoyos gubernamentales. Depende de cada sello desarrollar una serie de estrategias que sean efectivas y sostenibles. Esto debe ir acompañado de un producto de alta calidad y esfuerzo, no solo económico sino espiritual, energético e intelectual. Vivimos en un país donde algunas personas deben decidir si sustentar necesidades básicas o comprar música.

Además de movidas como la de Bandcamp, ¿de qué otra forma la industria y la escena los puede apoyar?

El modo más honesto y directo de apoyar a los sellos y artistas es comprar su música, discos, cassettes, prints, merch, etc. También es de gran ayuda compartir, dialogar e interactuar en plataformas, redes o medios digitales. Esto ayuda mucho con la difusión, el reconocimiento de los sellos y sus proyectos.

Puntualmente en Colombia, percibimos que en los últimos años se ha desarrollado el criterio al momento de consumir música electrónica. Las audiencias exigen productos de calidad y esto conlleva al avance y desarrollo por parte de los sellos. Rubber Mind ha tenido resonancia en espacios de arte, esto abre la posibilidad de exponer en otros contextos. Por ejemplo, en el 2019 participamos con un video performance sonorizado en vivo para la inauguración del festival de cine experimental Cine Autopsia en la nueva cinemateca distrital. Creemos que este tipo de participaciones amplían el espectro de unión y apoyo con otras escenas e industrias.

*** MAAS es posible gracias a los aportes por la compra de merch. Así apoyas nuestra comunidad de gestores, redactores y artistas. Visita maaslaplataforma.co/apoyanos para más información ***

– MAAS, Música Alternativa Autogestionada y Sostenible

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

MAAS para descubrir...