Salud mental y escena musical nacional: Distimia Agorafóbica – El quinto integrante

Diseño pieza gráfica @tranchi060

La agenda de salud pública en Colombia ha robustecido sus políticas de salud mental durante la última década. No resulta en vano que uno de los artistas musicales más influyentes del país exponga en su foto de perfil de Instagram la siguiente frase: La salud mental es igual de importante a la salud física. Existen numerosas perspectivas para interpretar el concepto de salud mental. Algunas más recientes y científicas la definen como una condición integral de bienestar que puede ser afectada por la genética, realidad y los comportamientos de una persona. Sin embargo, es necesario reconocerle como una problemática de nuestros día a día.

A partir de lo anterior, Salud mental y escena musical nacional es una serie de entrevistas que reconoce el vínculo entre tres propuestas musicales de diferentes circuitos del país y dicha problemática. La cual se ha agudizado considerablemente por factores como la pandemia, el ecosistema digital y los cambios generacionales. En ese sentido, el artista es más que un emisor de publicaciones discográficas, también es un ser humano y por lo tanto, alguien expuesto mentalmente y posiblemente, internamente afectado. Pero que en ciertos casos está dispuesto a construir una expresión, un criterio y un estilo de vida desde su relación natural con la salud mental.

A continuación los dejamos con la primera parte de este viaje de la mano de una banda local y emergente que explora está problemática a través de su música: Distimia Agorafóbica.

***
Distimia Agorafóbica – El quinto integrante

Fotografía por @khxx_____

Distimia Agorafóbica es una agrupación independiente de Bogotá. El contenido musical de la banda hace referencia a problemas emocionales, afecciones mentales y la juventud. En El quinto integrante se relata el reencuentro de Distimia Agorafóbica con los escenarios mientras se generan conversaciones sobre trastornos, brechas generacionales, efectos de la pandemia, redes sociales y cultura de la salud mental en Colombia. 

Las intervenciones profesionales que complementan a esta entrega son mencionadas por Mateo Uribe, psicólogo de la Universidad Javeriana. Con experiencia en el tema desde hace varios años, proporcionada por su trabajo en relación al psicoanálisis y quien además cuenta con un podcast en el que deja ver sus puntos de vista.

***

Fotografía por @didacta360

Delante de un edificio de fachada rojiza se escuchan los pulsos de un bajo eléctrico mientras persiste el fragor de los carros y el pasar de los caminantes en la Avenida Caracas de Bogotá. Es inusual que un instrumento se sume a la orquesta urbana de esta zona. Pero es un indicio reconfortante en medio de una pandemia que ha limitado los ensayos de bandas musicales.

Mateo, Cristian, Heiber y Carlos por fin pueden interpretar simultáneamente las canciones de Distimia Agorafóbica, después de cinco meses de ayuno instrumental para la agrupación. Al interior del edificio de fachada rojiza funciona Abril Records, una atalaya con salas de ensayo.  El cuarto piso fue el escenario provisional para que Mateo desplegara sus riffs en la guitarra eléctrica, Heiber llevara las riendas del ritmo con su batería,  Carlos palpara sus huellas con las cuerdas del bajo y Cristian pudiese amplificar los colores de su voz en el micrófono.

Desde los 11 años Cristián asiste al psicólogo con el fin de tratar profesionalmente su salud mental . Su diagnóstico comprende un cuadro de depresión y ansiedad general traumática. Además, tiene cinco ataques de ansiedad diariamente, por lo que el consumo de refrigerios es uno de sus hábitos para reaccionar ante estos episodios. Justo después de la práctica come un paquete de papas como un estudiante de colegio que ha salido a recreo. Él tiene un alma de infante que se transmite con su timbre vocal y es un activo compositor lírico.

Retrato de Cristián
Fotografía por @didacta360

Distimia ha sido construido como un espacio común para expresar los trastornos, problemas y reflexiones que han tenido los miembros. Tanto en su vida personal, como en todo lo relacionado a la salud mental. Y es que el nombre en bruto de la banda unifica dos afecciones de este carácter: distimia y agorafobia. Por un lado, la distimia es una variante de la depresión cuyo diferencial está en el tiempo en que afecta a la  persona, por ello se conoce como trastorno depresivo prolongado. Lo que provoca desmotivación, vacío, tristeza, incomprensión y desesperanza que dura semanas y meses. Mientras que la agorafobia es un tipo de ansiedad cuya aparición está relacionada con los espacios abiertos y concurridos. En cierta medida es lo contrario a la claustrofobia. 

Mateo Uribe: Las enfermedades mentales son una construcción a partir de nuestra experiencia en la realidad. Un trastorno se genera cuando hay condiciones que permiten que genéticamente se desarrolle. Hay un montón de diagnósticos actualmente que se asumen como si fueran el signo zodiacal, más allá de ser trastornos, son afectaciones. Rasgos que eventualmente se pueden sumar para ser catalogados como trastornos. Es importante entender que la salud mental depende de varias cosas: el entorno, la genética y subjetividad de la persona.
***

La inspiración y creatividad son amigas eternas al momento de componer canciones. Pero, ¿cómo trazar en la pluma y representar en el sonido aquellos pensamientos, sentimientos y estados de ánimo que nos rayan, saturan o afectan internamente? ¿Cómo expresar algo en esas instancias en las que no hallamos respuestas o mejoras al confrontarnos amargamente con nuestra voz interior y química cerebral? Tú no sabes cómo salir de eso, mucho menos vas a saber cómo escribir o hacer que el tema termine de una manera mejor – cuenta Cristian.

Fotografía por @didacta360

Un rasgo distintivo de Distimia Agorafóbica es su forma de construir narrativas y bautizar sus publicaciones a partir del verbo mismo. Esta práctica orienta el sentido de los mensajes. Descifrar, esa es la acción que asocia la banda con el proceso creativo de un corte como ‘Respirar.’, un título con punto final que corresponde al álbum ‘Recaer’. Esta es el cierre de un bloque de tres piezas identificado como BCR (‘Blanco,’, ‘Corintios,’, y ‘Respirar.’). En donde, BCR simboliza un episodio crítico en el que el bienestar mental está expuesto intensamente a introspecciones, sacudidas y bajones. 

Por otro lado, ‘Recaer’ contiene en su esqueleto un molotov cargado de ira, alegría, tristeza y conmoción llamado ‘Resistencia’. Esta pista caudalosa desahoga muchos sentimientos en poco tiempo. En el transcurrir de la canción, la docilidad de las cuerdas es devorada por una distorsión espesa mientras en el fondo se repite el verso: Me has vencido. La dificultad para ejecutarla es coherente con su complejidad emocional. Esto es porque supone un esfuerzo físico a raíz de los continuos cambios en cada instrumento según las palabras de Mateo, o “Poteo”, así lo apodan fraternalmente sus tres amigos.

Mateo Morales es el mayor de la camada agorafóbica, la edad de cada uno ronda las dos décadas. Lo cual es significativo, pues la agrupación bogotana lleva consigo el espíritu de una juventud. Aquella que ha ido cambiando el chip sobre ciertos cánones dominantes en la sociedad colombiana. A su vez, sobre esta existen prejuicios, lo que hace que perciban a las nuevas generaciones como débiles psicológicamente y altamente susceptibles hacia el rigor de la vida cotidiana. La postura de Poteo es sólida frente a lo anterior. No creo que seamos una generación hipersensible, nos estamos dando el espacio para comentar, hablar y discutir sobre este tipo de temas.

Mateo Uribe: Lo hemos tenido todo entre comillas, pero hemos estado ignorando la salud mental por mucho tiempo. En este momento somos los herederos de las malas decisiones que han tomado nuestros padres y abuelos en términos de salud mental. Es injusto que nos nombren como generaciones de cristal. Porque somos quienes están viendo qué está mal y si no le ponemos el pecho, le toca a las generaciones que vienen. 
***

Antes de cerrar oficialmente el día de ensayo, los Distímicos deben entregar un cable que usaron en la sesión. A medio camino y ya de vuelta, optan por comprar comida en un Oxxo. Ese local que ha colonizado cada esquina de Chapinero y se ha posicionado como un objeto de culto entre universitarios, artistas y empleados de la clase media. El grupo compartía este tipo de momentos cuando la movida musical estaba encendida y pandemia era una palabra de épocas antiguas.

Debido al episodio pandémico, el núcleo familiar de Cristian comprende mejor sus afecciones mentales. Por lo que estar en cuarentena fue algo «deli» por la nula afinidad que tienen a salir de casa. Sin embargo, en su momento el vocalista se sintió limitado porque no podía mantener la actividad del proyecto artístico, disponer su presencia ante algunas personas de su círculo o sencillamente: sentirse incapaz de hacer algo.

Retrato de Mateo o ‘Poteo’
Fotografía por @didacta360

Mateo Morales percibe que el impacto de la pandemia es equitativo en valores positivos y negativos en lo que respecta a la banda. Antes de la coyuntura, la banda independiente estaba en buen momento. Tenían presentaciones cada fin de semana y escasamente ensayaban una vez a la semana porque Carlos, Heiber y Mateo cumplían jornadas laborales. Una vez pausada la agenda de Distimia, los cuatro miembros contemplaron su condición y la publicación de ‘Recaer’ pudo ejecutarse mejor en plazos y producción.

Por otra parte, el baterista reconoce que esta etapa tuvo sus dificultades, pero fue esencial para madurar y concientizarnos integralmente como seres humanos. Es de resaltar que cuando Heiber está detrás la batería proyecta concentración y vigor, cuando habla con su voz proyecta serenidad y amabilidad. Lo cual, además se proyecta con su forma de pensar. Cristian complementa su idea al considerar que la palabra «reinventarse» define este momento histórico. Un momento histórico que en nuestro país coincide con el incremento estadístico de afecciones como la tristeza, ansiedad, depresión y el estrés según la Encuesta de salud mental durante la pandemia por COVID-19 hecha por el DANE.

Mateo Uribe: No estoy de acuerdo con que la pandemia haya deteriorado la salud mental de los colombianos, la pandemia permitió que viéramos que la salud mental estuviera así. En Colombia hay facultad de psicología desde hace 60 años nada más. Desde la fundación del país hasta hace 60 años se le empezó a dar atención a la salud mental. Ya estábamos deteriorados y la pandemia fue el golpe final.
***

Fotografía por @didacta360

El retorno de Distimia Agorafóbica a las canchas tardó tres semanas después del primer ensayo. Anunciaron dos presentaciones en Café León: una para mayores de edad y otra para menores de edad, la banda ha cultivado un grupo de devotos más joven que ellos. La boletería de ambas fechas se agotó anticipadamente y decidieron programar una tercera. La última por un par de meses, debido a la ausencia de Mateo y un viaje personal.

Mientras el establecimiento abre sus puertas, el ingeniero de sonido hace las pruebas técnicas de cada instrumento. El bajo eléctrico tomó más minutos en este procedimiento. Carlos es una persona que emite pocas palabras pero su interpretación en el bajo ruge, vibra y es elemental para calibrar la intensidad de cada composición. La premisa anterior es más evidente en himnos como ‘El Mar’, ‘Cayendo’ y ‘Girar’.

Retrato de Carlos
Fotografía por @didacta360

La exploración artística y expresiva de Distimia Agorafóbica trasciende lo explícito a través de la experimentación sonora, el lenguaje instrumental y las metáforas. En cortes como ‘Corintios’, ‘Preludio’ y ‘Recaer’ están presentes recursos como distorsiones, delay’s y una guitarra acústica. Los compositores utilizan dichos recursos con el propósito de construir un ambiente y conectarse alternativamente con la audiencia. Siento que con mi guitarra puedo transmitir un sentimiento que transmitiría una letra – dice Mateo Morales. 

A Cristian no le gusta la obviedad y prefiere profundizar al momento de pensar. La idea más fascinante de expresar ideas a modo metáfora en este proyecto radica en la diversidad de significados que pueden habitar en una misma estrofa, en una misma oración, en una misma letra. Las metáforas también son un método que involucra más al oyente y su voluntad para interpretar mensajes. 

Una vez cumplido el aforo de 60 personas permitido en Café León y siendo las 8:00 p.m, los Dístimicos empiezan su presentación. Son los mismos del ensayo, pero esta vez están desplegando su discografía en vivo. Bajo los focos escarlatas de la tarima y en sintonía con el repetir de los versos de los asistentes. Las mascarillas no obstruyen los coros y el distanciamiento es físico, porque en la atmósfera musical, la proximidad es contigua. 

Fotografía por @didacta360

La primera canción del setlist es ‘Recíproco’. Una entrada sutil que superficialmente enuncia romance y desamor. Pero los integrantes indican irónicamente que su enfoque no consiste en eso. Distimia no asocia mucho su propuesta con un contenido romántico, solo dos pistas de la banda tienen esta connotación: ‘Colillas de Amor’ y ‘Resistencia’.

Los cuatro amigos son conscientes de la complejidad e importancia de las relaciones familiares, amistosas y amorosas en el bienestar de un ser humano. El vocalista y el guitarrista  comentan estas apreciaciones: Tener amigos es una cama de bienestar emocional. Y: Tengas o no tengas pareja, las relaciones románticas tiene un montón que ver con tu estabilidad.  

En cada tímpano se asoma una progresión de acordes juguetona y una secuencia de bajo groovera. El segundo tema de la presentación es ‘Cayendo’. Esa obra con la que la agrupación prorrumpió en el radar de la escena independiente en 2018 cuando lanzaron su primer EP, ‘Afugias’. Tres años de actividad consolidan una discografía madura, sensible y genuina que gradualmente hace contacto en vivo con un público fogoso después de un año entero. x

Fotografía por @didacta360

En el entreacto Cristian aclara en voz alta que la próxima canción es muy difícil, ya se había tratado previamente este asunto con los Dístimicos. En el momento en que ejecutaron ‘Resistencia’ surgieron algunas equivocaciones, las únicas de todo el toque desde la apreciación de quién redacta. Este corte es un némesis consentido que pone a prueba las habilidades de los intérpretes y expone ese lado humano vulnerable a los errores profesionales.

Que al final la presentación sea con Agorafobia parece más una causalidad que una casualidad. El título es una de las más representativos por su relación directa con el nombre de la banda y el inicio de esta. Los cuatro integrantes agotaron totalmente su stamina musical con instrumentos y cantos. Una bruma espesa compuesta por distorsiones, solos de guitarra, pulsos y poderío vocal emanó emocionalmente y sensorialmente en el escenario rústico de Café León. La dieron toda.

Retrato de Heiber
Fotografía por @didacta360

Pedales, cuerdas, baquetas e integrantes son retribuidos por ráfagas de aplausos, destellos fotográficos y gritos de júbilo por parte de los asistentes. Mucho rock, mucho rock – exclama Poteo festivamente. Mientras, el resto de los miembros expresan gratitud, a través de los instantes están digiriendo la calidad y gravidez de su última presentación del primer trimestre del año. Progresivamente las personas abandonan el establecimiento. Varios combos de amigos se toman fotos con los Distímicos, Carlos y Heiber ofrecen calcomanías de su último álbum. Y en las corrientes de aire se escuchan susurros que exaltan este acontecimiento con los artistas.

En la mañana siguiente se apilan numerosos registros fotográficos y audiovisuales de la presentación en los perfiles de Instagram de los asistentes y la banda. En la segunda década del siglo XXI el ecosistema virtual define dinámicas complejas que benefician y someten a los usuarios. Según el criterio de Cristian, las redes sociales son un escenario potencialmente dañino para el bienestar personal. Porque han acentuado las inseguridades de los usuarios y funcionan como un espacio abierto que no controla el flujo de información. No filtra lo que nos hace sentir bien, no filtra lo que nos hace sentir mal.

Mateo Uribe: Las redes surgen como una suerte de escape de la realidad. Empezaron a cubrir ese espacio de acompañamiento que algunos de nuestros papás no proporcionaron. El ejercicio de usar redes sociales más que un reconocimiento de sí mismo, es un intento por mostrar cosas que no necesariamente son reales, sino que a uno le gustaría que vieran. Es una trampa para el cerebro, a punto tal que las personas las necesitan para regularse emocionalmente. Se pueden volver trágicas para personas que no gozan de salud mental.
***

Fotografía por @didacta360

Distimia Agorafóbica señala que la salud mental aún es un tema tabú en el territorio colombiano. Cristian se crió en una familia conservadora, que, por su diferencia etaria, era renuente hacia sus afectaciones psicológicas y emocionales. Componer líricamente es un sendero para reconocer esta problemática partiendo de los estados emocionales y la estabilidad mental de las personas. Si, se pone en paralelo la perspectiva de los compositores y el psicólogo de esta entrega. Se coincide en que propuestas como Distimia desarrollan su contenido en medio de un país con una cultura de la educación mental que estigmatiza la asistencia profesional, y que además es precaria a nivel estructural e histórico.

El espíritu colectivo de la agrupación se enriquece gracias al aporte del proyecto para sus vidas personales y la recepción que demuestra la audiencia.  Entre público y propuesta artística han forjado un vínculo robusto que se alimenta recíprocamente en sentimientos, canciones y momentos. Los Distímicos se muestran gratos cuando se refieren a la función empática de su propuesta en torno a los episodios emocionales difíciles por los que transcurren sus oyentes. Que sepan que allá afuera hay más personas sintiéndose así y que es normal sentirse así – puntualiza Mateo.

Fotografía por @didacta360

Durante 2020 hubo un incremento de publicaciones que informaban sobre cómo tener una salud mental positiva en medio de la pandemia. El ministerio de salud publicó una cartilla con recomendaciones específicas para cada sector de la población. En el caso de los jóvenes se identificaba la relevancia de factores como su potencial creativo, energía y exigencias generacionales (sociales, educativas y laborales).

Para los Distímicos existen varios hábitos comunes que han influenciado positivamente su estabilidad emocional. Cris tiende su cama, juega videojuegos y ve series.  Heiber toma fotografías. Mateo juega videojuegos y bañarse lo hace sentir mejor. Carlos ve series, toca bajo, cocina y cree que no hay que tomarse todo tan en serio. Y esporádicamente todos llegan a un punto en común: escuchar música. En nuestros tiempos, el arte sonoro parece ser un elemento de redención para el bienestar mental.

Mateo Uribe: El arte es producto del sufrimiento humano. El arte es el único momento en el que creamos a partir de la nada. Es el único lugar en el que el ser humano no puede mentir. Porque la producción surge a partir del procesamiento del aparato psíquico hacia la experiencia vital y las emociones. Creo que la vía sería a través del arte, el transmutar algo que está mal dentro de un ser humano en otra cosa que tenga su propia luz.

***

Fotografía por @potroto

En la primera parte del año, Distimia Agorafóbica ha estado trabajando en nuevo material musical cuyo estado es avanzado. Aún no han definido si será un disco íntegro, pero sostienen su actividad bajo un propósito que prevalece sobre el hecho de producir publicaciones discográficas. Crear música de forma honesta para los cuatro integrantes. Lo hacemos para nosotros, por amor a estar juntos – concluyen fraternalmente.

Este encuentro con los Dístimicos surge en un momento singular en la escena independiente del país. Bandas, público y presentaciones han tenido que adaptarse a condiciones desafiantes, pero a su vez constructivas para su escena. Espacios culturales y proyectos musicales son vectores de reflexión, socialización y discusión frente a asuntos vitales de la esfera social. En el circuito nacional, Distimia Agorafóbica representa a una generación crítica que pretende «cambiar el chip» frente a la salud mental al identificar el carácter de la problemática y establecer posturas propositivas desde el acompañamiento profesional, el arte y su humanidad. 

La siguiente publicación de Salud mental y escena musical se conecta en Medellín con una embajadora del circuito electrónico colombiano.

***

*** MAAS es posible gracias a los aportes por la compra de merch. Así apoyas nuestra comunidad de gestores, redactores y artistas. Visita maaslaplataforma.co/apoyanos para más información ***

– MAAS, Música Alternativa Autogestionada y Sostenible

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

MAAS para descubrir...