Yo No la Tengo y su ‘Fiebre’ social e individual

Si existe una banda que cristaliza muy bien la irreverencia de las calles de Chapinero, esa es Yo No la Tengo. La agrupación conformada por Sergio Ávila (guitarra), Santiago Riomalo (voz y segunda guitarra), Samuel Rodríguez (batería) y Eduardo Santos (bajo), es todo un entramado sonoro que explota a través de un espíritu punk, atravesado por la desesperanza del post punk y con sutiles tintes tropicanibalistas. Este año ha sido el espacio para que sus cartas de presentación vean la luz. Desde ‘Todo Mal’ hasta ‘En la Cara’, cada uno de estos lanzamientos han venido respondiendo a una expectativa gestada a finales de 2019. Pero, que luego de un periodo de tanta incertidumbre social, por fin tenemos entre nosotros ‘Fiebre’. Un EP de seis cortes que se alza como el grito de una generación desencantada.

Fotografía por @anothernonsense

‘Todo Mal’ es el punto de partida del trabajo debut de Yo No la Tengo. Un conflicto entre padre e hijo, muy kafkiano, donde la rabia explota en medio de una guitarra punzante y dinámicas distorsionadas, frenéticas e inclusive, un tanto psicodélicas. Luego hace aparición ‘En el Mar no eres Nadie’. Todo un corte con una disociación de identidad que se repite una y otra vez, tras un punteo digno del post punk. Por su parte, ‘Incurable’ parte con una forma más melódica, explorando, así, una culpa expresada en las calles y una soberbia irrefrenable.

‘La Alegría de Permanecer Enterrado’ es quizás el punto más denso de todo el EP. Un corte donde el desencanto se expresa con mucha tenacidad en medio de un paisaje urbano, atravesado por capas de ruido y dinámicas pesadas que desembocan en una agobiante psicodelia. Por otro lado, ‘En la Cara’ es directa y sin rodeos, se presenta como una crisis de personalidad envuelta en la relación con los demás. Para finalmente cerrar con ‘Faruk Urrutia’. En donde la figura del senador por el Centro Democrático, pronto se convierte en alguien que representa esos oídos sordos frente a la realidad social y política. Todo en medio de una instrumentación memorable y llena de vertiginosos cambios.

(Te podría interesar Groundatlast propone emogaze en ‘Canciones Sobre Ahogarse’)

Fotografía por @anothernonsense

De esa forma, Yo No la Tengo nos deja con un trabajo que explora de una forma rabiosa la vida capitalina. Donde las problemáticas internas se juntan con todo lo que pasa allá afuera y en conjunto, provocan las problemáticas de los individuos de ‘Fiebre’. Un trabajo que deja el listón alto y nos propone una forma diferente de hacer post punk, sin perder el ímpetu y la mirada crítica en ningún momento.

Arte de portada por @natalie_boissard

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

MAAS para descubrir...